¿ENSEÑA ROMANOS 11:25-27 QUE DIOS TIENE UN PLAN PARA LA NACIÓN FÍSICA DE ISRAEL?


Por Josué I. Hernández


Algunos falsos maestros afirman que los judíos como nación estarán endurecidos en incredulidad hasta que estén convertidos todos los gentiles, y que entonces serán convertidos todos los judíos a Dios. Esto lo predican porque creen que Dios tiene un plan especial para la nación física de Israel. 
Pero, estas suposiciones no tienen base ni en este pasaje, ni en el resto de la revelada Palabra de Dios. Se requiere una fuerte imaginación para afirmar algo así, y además, se requiere una sobredosis de prejuicio para torcer el sentido de las Escrituras para sostener posiciones semejantes. Simplemente, la Biblia no afirma tales cosas.
Sin embargo, la salvación ofrecida por Dios a Israel es tal cual como fue profetizada por los profetas (Isa. 59:20; 27:9; Jer.31:33,34; Heb. 8:10-12). El apóstol Pablo, un hombre inspirado por Dios, no contradice a los profetas en este pasaje.

Es importante destacar que Dios no tiene preferencias para salvar a algunos de una manera y a otros de una manera diferente. El Dios verdadero no hace acepción de personas (Hech. 10:34,35; Rom. 2:11). Si alguno será salvo, es por el plan del evangelio de Cristo. No hay otro plan exclusivo para cierto grupo en desmedro de otros. Hay sólo un evangelio el cual es el poder de Dios para salvación a todo aquel que cree, el cual es tanto para judíos como para los no-judíos (Rom. 1:16,17). Dios quiere que todas las naciones obedezcan a la fe (Rom. 1:15; 16:26).
Por lo tanto, la salvación en Cristo, sólo es posible de la manera en que el apóstol Pablo ha estado explicando en Romanos: por medio de la fe en Cristo Jesús como el Mesías profetizado, el Redentor o Libertador anunciado de antemano.

De la misma manera como los demás hombres se salvan, serán salvos los judíos también. ¡No hay otra manera! ¡No hay otro plan de salvación! 
El apóstol Pedro, un judío, dijo: “Antes creemos que por la gracia del Señor Jesús seremos salvos, de igual modo que ellos” (Hech. 15:11). 
En casa de Cornelio, un gentil, el apóstol Pedro dijo, “Entonces Pedro, abriendo la boca, dijo: En verdad comprendo que Dios no hace acepción de personas, sino que en toda nación se agrada del que le teme y hace justicia” (Hech. 10:34,35). 
Luego, Pedro comentó lo sucedido en casa de Cornelio diciendo, “Y cuando comencé a hablar, cayó el Espíritu Santo sobre ellos también, como sobre nosotros al principio. Entonces me acordé de lo dicho por el Señor, cuando dijo: Juan ciertamente bautizó en agua, mas vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo. Si Dios, pues, les concedió también el mismo don que a nosotros que hemos creído en el Señor Jesucristo, ¿quién era yo que pudiese estorbar a Dios?” (Hech. 11:15-17).

Dios no tiene algún plan pendiente con la nación física de Israel. El pueblo de Dios ahora es su iglesia (Ef. 2:13-21; 1 Ped. 2:9,10). Todas las promesas que Dios hizo a la nación física de Israel, ya las cumplió: “De esta manera dio Jehová a Israel toda la tierra que había jurado dar a sus padres, y la poseyeron y habitaron en ella. Y Jehová les dio reposo alrededor, conforme a todo lo que había jurado a sus padres; y ninguno de todos sus enemigos pudo hacerles frente, porque Jehová entregó en sus manos a todos sus enemigos. No faltó palabra de todas las buenas promesas que Jehová había hecho a la casa de Israel; todo se cumplió” (Jos. 21:43-45). 
Cristo vino a establecer un nuevo pueblo, y ese pueblo es su iglesia, constituida de todos los obedientes al evangelio (Rom. 2:5-11). Hoy en día hay un Israel de Dios, un Israel espiritual, y éste es la iglesia de Cristo (Gal. 6:16).


Entonces, ¿cómo entendemos la frase “y luego todo Israel será salvo”?

Bueno, veamos qué dice el pasaje en su contexto más detenidamente. En primer lugar, el apóstol Pablo señaló que el endurecimiento de los judíos como nación (Israel) fue parcial, no completo. Por lo tanto, Dios no desechó a su pueblo (Rom. 11:1-10). En segundo lugar, y a consecuencia de lo anterior, el endurecimiento de los judíos como nación no fue final, sino temporal (Rom. 11:11-15) porque luego varios obedecieron, y Pablo era optimista al esperar lo mejor para ellos por medio del evangelio.
Recordemos que Pablo ya dijo que la mayoría de la nación física de Israel estaba perdida (Rom. 9:3; 10:1-3) por su falta de fe (Rom. 9:31,32) aunque tuvieron mucha oportunidad para manifestar la fe (Romanos capítulo 10). Por lo tanto, lo que Pablo dice en el capítulo 11 de Romanos no contradice lo que ya dijo antes.
Mirando a la nación de Israel desde afuera, se podía apreciar que parte de ella obedeció el evangelio, y por eso hubo “endurecimiento en parte”, no total porque sólo una parte de los judíos se endureció contra Dios (Rom. 11:25). “y luego todo Israel será salvo, como está escrito: Vendrá de Sion el Libertador, que apartará de Jacob la impiedad. Y este será mi pacto con ellos, cuando yo quite sus pecados” (Rom. 11:26,27).
Es importante considerar que el “luego” de Pablo (un adverbio) es mejor traducido, “así” o “de esta manera”, como una referencia a lo que sigue de lo afirmado en Romanos 11:25. La Biblia de Las Américas traduce así: “y así, todo Israel será salvo; tal como está escrito: EL LIBERTADOR VENDRA DE SION; APARTARA LA IMPIEDAD DE JACOB” (Rom. 11:26).


PARA PENSAR y COMPRENDER MEJOR EL CAPÍTULO 11 DE ROMANOS:
  1. Según el versículo 7, ¿qué buscaba la nación de Israel que impedía su salvación?
  2. Debido a que los judíos incrédulos tropezaron en su búsqueda, ¿qué resultó (versículo 11)?
  3. Procurando el optimismo y esforzándose en la predicación, ¿a cuántos judíos pensaba hacer salvos por el evangelio (versículo 14)?
  4. Si alguno asume que la frase “y luego todo Israel” (versículo 26) es algo aún futuro. Entonces, ¿por qué la frase “Vendrá de Sión el libertador” no lo es? 
  5. ¿A qué se refiere el apóstol Pablo con la frase “todo Israel” (11:26)? ¿Se refiere a la totalidad absoluta de judíos de raza como nación? ¿Se refiere al verdadero Israel constituido por Dios mediante su evangelio? Para hallar la respuesta, lea con atención Romanos 2:28,29 y Gálatas 6:15,16
  6. Respetando el contexto general de la epístola a los Romanos, y el contexto inmediato del capítulo 11, ¿cree usted que cuando Pablo dice “todo Israel será salvo” se refiere a un plan diferente al evangelio de Cristo? Honestamente, ¿lee usted en la epístola a los Romanos de algún plan diferente al evangelio? 


Amigo mío, siempre esperamos que te arrepientas de tus pecados y obedezcas al Señor Jesucristo, porque si no lo haces perderás tu alma. Son vanas las promesas de alguna segunda oportunidad futura, o en algún otro plan aparte del evangelio. No hay más oportunidad que esta vida para obedecer a Cristo, “He aquí ahora el tiempo aceptable; he aquí ahora el día de salvación” (2 Cor. 6:2).
No hay bendición para los desobedientes, ya sean judíos o gentiles: 
“y a vosotros que sois atribulados, daros reposo con nosotros, cuando se manifieste el Señor Jesús desde el cielo con los ángeles de su poder, en llama de fuego, para dar retribución a los que no conocieron a Dios, ni obedecen al evangelio de nuestro Señor Jesucristo; los cuales sufrirán pena de eterna perdición, excluidos de la presencia del Señor y de la gloria de su poder, cuando venga en aquel día para ser glorificado en sus santos y ser admirado en todos los que creyeron (por cuanto nuestro testimonio ha sido creído entre vosotros)” (2 Tes. 1:7-10). 
“Porque es tiempo de que el juicio comience por la casa de Dios; y si primero comienza por nosotros, ¿cuál será el fin de aquellos que no obedecen al evangelio de Dios?” (1 Ped. 4:17).

Entradas populares de este blog

“He aquí, en maldad he sido formado, y en pecado me concibió mi madre” (Sal. 51:5)

¿Cuándo Es Consumado el Matrimonio?

¿Es pecado, y digno de disciplina, el casarse con un incrédulo?

¿Qué tal si me tomo una cerveza?

¿QUIÉN ES SABIO Y ENTENDIDO ENTRE VOSOTROS?

Los Diezmos

¿De qué iglesia eres miembro?

La alegría y el privilegio de ser miembro de una iglesia local fiel

En el Señor

¿Puede un pecador inconverso orar a Dios para ser oído y hallar respuesta de él?