¿QUIÉN ES SABIO Y ENTENDIDO ENTRE VOSOTROS?

Santiago 3:13-18

Por Josué I. Hernández

En su mensaje acerca de la sabiduría, Santiago menciona dos tipos opuestos. Una es terrenal, la otra celestial. Ambas tienen una fuente, una naturaleza y una clase de fruto.

La sabiduría celestial "es primeramente pura", después pacífica, amable, benigna, llena de misericordia y de buenos frutos. Expresándose dicha sabiduría, como leemos, en la buena conducta, y no por palabras solamente. Santiago nos enseña que las acciones hablan más fuerte que las palabras. 
Sin duda alguna, esta sabiduría celestial glorifica a Dios como su autor, para el progreso de su causa entre los hombres.

Esta sabiduría es una que desciende del cielo como don de Dios al creyente que la pide (cf. Stg. 1:5,17) y trabaja su corazón por ella (cf. Prov.  1:7; 2 Tim. 3:15). Entonces, se hace evidente en la toma de decisiones que siempre dependen de la voluntad de Dios y que están en armonía con ella. Manifestando siempre su primaria característica: "pura".

Pureza es la primera de siete virtudes que Santiago usa para describir la sabiduría celestial, representando a la sabiduría como inmaculada, incontaminada, inocente, así como Cristo lo es (1 Jn. 3:3). No podría jamás ser "sabiduría de lo alto" si primeramente  procura ser "pacífica" y luego pretenda ser "pura". ¡El orden de estos factores si afecta el producto!

Esta sabiduría que "es primeramente pura", se muestra por obras de sabia mansedumbre que nacen de un corazón sin celos ni contención. Es manifestada por actitud e integridad, donde no se procura anteponer el propio ego a cualquier persona o cosa.

Esta sabiduría no es popular, y la pregunta de Santiago resuena en nuestros oídos: "¿Quién es sabio y entendido entre vosotros?"
¿Como contestaríamos a Santiago? 
¿No debiéramos hacer un auto examen de nuestro corazón y sus propósitos?

Para Dios no se trata de que parezcamos sabios, sino que anhelemos serlo, luchemos por lograrlo, y lo mostremos de manera imparcial (sin incertidumbre) y de manera sincera (sin hipocresía). Pero, ¿lo estamos haciendo?

"¿Quién es sabio y entendido entre vosotros? Muestre por la buena conducta sus obras en sabia mansedumbre. Pero si tenéis celos amargos y contención en vuestro corazón, no os jactéis, ni mintáis contra la verdad; porque esta sabiduría no es la que desciende de lo alto, sino terrenal, animal, diabólica. Porque donde hay celos y contención, allí hay perturbación y toda obra perversa. Pero la sabiduría que es de lo alto es primeramente pura, después pacífica, amable, benigna, llena de misericordia y de buenos frutos, sin incertidumbre ni hipocresía. Y el fruto de justicia se siembra en paz para aquellos que hacen la paz" 
Santiago 3:13‭-‬18

Considere el siguiente comentario:
"La sabiduría del mundo (terrenal, animal, diabólica) produce celos, contención, perturbación y toda obra perversa. Pero, la sabiduría que es de lo alto es pura, pacífica, amable, benigna, llena de misericordia y de buenos frutos, sin incertidumbre ni hipocresía. 
¡Qué contraste entre la sabiduría divina y la llamada sabiduría del mundo! El árbol es conocido por sus frutos (Mat. 7:16, 17)" -- Wayne Partain.

Entradas populares de este blog

¿Es pecado, y digno de disciplina, el casarse con un incrédulo?

¿Cuándo Es Consumado el Matrimonio?

“He aquí, en maldad he sido formado, y en pecado me concibió mi madre” (Sal. 51:5)

La alegría y el privilegio de ser miembro de una iglesia local fiel

Matrimonio e inconversos

En el Señor

¿Qué tal si me tomo una cerveza?

Las clases bíblicas organizadas por la iglesia

Dejar, renunciar y corregir el pecado público