¿“MOVIMIENTO DE RESTAURACIÓN”? ¿SE PUEDE RESTAURAR LO QUE NO DEJÓ DE EXISTIR?

“SI ALGUNO HABLA, HABLE CONFORME A LAS PALABRAS DE DIOS”

Por Wayne Partain


I. NUESTRA SÚPLICA.
   A. Isaías 55:8, 9, “Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos”.
   B. El mundo religioso – Católicos, Protestantes, Evangélicos, otros – no hacen caso a este texto porque piensan que sus pensamientos y caminos (enseñanzas y prácticas religiosas) son mejores que los de Dios Mismo.
   C. En este estudio estamos rogando a todos a abandonar tales ideas necias y aceptar y seguir la religión establecida por Cristo y los apóstoles inspirados por el Espíritu Santo.
   D. Es indispensable usar lenguaje bíblico y abandonar el lenguaje de Asdod (lenguaje sectario y humano).
     1. Abandonar iglesias humanas, iglesias que ni siquiera se mencionan en la Biblia. Abandonar evangelios falsos como “salvación por fe sola”, o salvación por medio de “orar la oración de pecador”, o por simplemente “recibir a Cristo en su corazón”.  
     2. Más bien, debemos hablar bíblicamente de obedecer al evangelio (la verdad, la fe). Hechos 6:7; 1 Pedro 4:17; 2 Tesalonicenses 1:7-8, Cristo viene “en llama de fuego, para dar retribución a los que no conocieron a Dios, ni obedecen al evangelio de nuestro Señor Jesucristo”.
   E. Les ruego a abandonar las doctrinas de demonios del Catolicismo (sacerdocio falso y sacramentos totalmente ausentes de la Biblia) como también las del Calvinismo que acusan a Dios de ser la causa de todo pecado(depravación total, elección incondicional, expiación limitada, gracia irresistible, perseverancia de los santos). Estas doctrinas salen de Satanás y sus ministros (2 Corintios 11:15).

II. LA IGLESIA DE JERUSALÉN.
   A. Hechos 2:42, “Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones”, porque esa doctrina en realidad era la doctrina del Espíritu Santo. Cristo prometió que los apóstoles serían guiados a toda la verdad por Espíritu  Santo. Juan 16:13, “Pero cuando venga el Espíritu de verdad, Él os guiará a toda la verdad”. Por lo tanto, que todos tomen nota de esto: la doctrina de los apóstoles es la doctrina del Espíritu Santo.
   B. Este texto enfatiza que la iglesia de Jerusalén es ejemplo para nosotros. Todos perseveraban en la doctrina de los apóstoles. Hechos 4:32 agrega que “la multitud de los que habían creído era de un corazón y un alma”, indicando que estaban unidos en la práctica de la doctrina de los apóstoles.
   C. Después de establecer la iglesia en Jerusalén los apóstoles predicaron el evangelio y establecieron iglesias a través del Imperio Romano, predicando la misma doctrina en cada lugar. Sería en extremo absurdo enseñar diferentes doctrinas en cada ciudad. Si lo hubieran hecho habrían establecido iglesias sectarias como las que existen ahora.
   D. Esa misma doctrina de los apóstoles es la que se debe predicar ahora. Todos los que profesan ser cristianos en iglesias que profesan ser de la religión de Cristo, deben abandonar sus doctrinas y prácticas humanas y predicar solamente la doctrina de los apóstoles.

III.  LA IGLESIA DE ROMA.
   A. Romanos 6:17, “Pero gracias a Dios, que aunque erais esclavos del pecado, habéis obedecido de corazón a aquella forma de doctrina a la cual fuisteis entregados…”
   B. Los de Roma obedecieron la misma “forma de doctrina” que los de Jerusalén obedecieron, la doctrina de los apóstoles inspirados por el Espíritu Santo (Hechos 2:1-4).
   C. Los líderes de las denominaciones enseñan que no hay “forma” o “patrón” de la doctrina de los apóstoles. Creen que pueden establecer iglesias conforme a sus propias ideas y preferencias, que para ellos son mejores que la forma de doctrina dejada por los apóstoles.
   D. Obsérvese que Romanos 16:17 dice, “Mas os ruego, hermanos, que os fijéis en los que causan divisiones y tropiezos en contra de la doctrina que vosotros habéis aprendido, y que os apartéis de ellos”. ¿Qué persona en su juicio cabal puede leer estos textos y seguir diciendo que no hay patrón apostólico y que no es necesario perseverar en la doctrina de los apóstoles?
   E. 2 Timoteo 1:13, “Retén la forma (el patrón) de las sanas palabras que de mí oíste, en la fe y amor que es en Cristo Jesús”. ¿No hay “forma de sanas palabras”? Está bien que hombres y mujeres establezcan iglesias a su gusto, tener “culto” usando coros, instrumentos musicales y teatro para atraer a la gente? ¿Qué diría el apóstol Pablo a tales iglesias si todavía estuviera aquí en la tierra?

IV. LA IGLESIA DE CORINTO.
   A. 1 Corintios 1:10, “Os ruego, pues, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que habléis todos una misma cosa, y que no haya entre vosotros divisiones, sino que estéis perfectamente unidos en una misma mente y en un mismo parecer”. ¿Hablar todos una misma cosa? ¿Qué cosa? ¿El Catolicismo? ¿Doctrina Bautista? ¿Doctrina de los Mormones o Testigos? ¿Qué era la “una misma cosa” que los de Corinto habían de hablar? Era la doctrina de los apóstoles inspirados por el Espíritu Santo que está registrada en el Nuevo Testamento.
   B. 1 Corintios 4:6 da la respuesta: “Pero esto, hermanos, lo he presentado como ejemplo en mí y en Apolos por amor de vosotros, para que en nosotros aprendáis a no pensar más de lo que está escrito”. ¿No hay patrón? ¿Lo que está escrito no es guía para nosotros? ¿Está bien que todos tengan sus propios “credos”, sus propias iglesias, con culto humano, gobierno humano, propósito humano y proclamar que es la religión de Cristo?

V. SI NO HUBO PATRÓN BÍBLICO PARA LA IGLESIA ¿CÓMO SERÍA POSIBLE LA “APOSTASÍA”?
   A. 1 Timoteo 4:1-4, “Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demoniospor la hipocresía de mentirosos que, teniendo cauterizada la conciencia, 3 prohibirán casarse, y mandarán abstenerse de alimentos que Dios creó para que con acción de gracias participasen de ellos los creyentes y los que han conocido la verdad”.
     1. ¿Saben de alguna iglesia o de iglesias que prohíben el matrimonio? ¿O que prohíben el comer ciertos alimentos? Si eran y son doctrinas de demonios, entonces se puede afirmar con toda confianza que no eran ni son “la doctrina de los apóstoles”.
     2. La verdad es que son doctrinas de los que se han apartado de la doctrina de los apóstoles.
   B. 2 Tesalonicenses 2:1-4, “Pero con respecto a la venida de nuestro Señor Jesucristo, y nuestra reunión con él, os rogamos, hermanos, que no os dejéis mover fácilmente de vuestro modo de pensar, ni os conturbéis, ni por espíritu, ni por palabra, ni por carta como si fuera nuestra, en el sentido de que el día del Señor está cerca. Nadie os engañe en ninguna manera; porque no vendrá sin que antes venga la apostasía, y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición, el cual se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o es objeto de culto; tanto que se sienta en el templo de Dios como Dios, haciéndose pasar por Dios”.
     1. Otra vez vemos que había cierta doctrina de los apóstoles, porque no es posible que haya apostasía de lo que no existió. Apostasía quiere decir apartarse y no es posible apartarse de algo que no existe.
     2. Este texto habla claramente de una religión que es una apostasía, o sea, que se ha apartado de la doctrina de los apóstoles. ¿Qué deben hacer para remediar la situación? Obviamente deben abandonar toda doctrina que sea de los hombres para aceptar y obedecer la doctrina de los apóstoles.
   C. 2 Timoteo 4:1-4, “Te encarezco delante de Dios y del Señor Jesucristo, que juzgará a los vivos y a los muertos en su manifestación y en su reino, que prediques la palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina. Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas”.
     1. ¿Qué es “la sana doctrina”? Sin lugar a dudas es la doctrina de los apóstoles, la forma de sanas palabras, la doctrina en la que perseveraban los de Jerusalén, la forma de doctrina que los romanos habían obedecido. Esta es la doctrina y la única doctrina que debemos creer, aceptar y obedecer ahora.
     2. ¡Qué lástima que tanta gente prefiera fábulas en lugar de la sana doctrina de los apóstoles! Hay fábulas de toda clase del Catolicismo, del Calvinismo, y de otros “ismos”. El Libro de Mormón es pura fábula. Las enseñanzas de los falsos testigos de La Atalaya acerca del nuevo mundo son fábulas de principio a fin. El reino terrenal de Jesús de mil años es pura fábula. Todas estas fábulas dejarán a sus feligreses amargamente decepcionados en el Día Final.
   D. En fin, Cristo y los apóstoles entregaron advertencia tras advertencia acerca del peligro de apartarse, de caer de la gracia, de ser engañados por falsos maestros. ¿De qué se apartaron? Del “evangelio de la gracia de Dios” (Hechos 20:24). De “la forma de sanas palabras enseñadas por los apóstoles como embajadores de Cristo (2 Corintios 5:20).
   E. Para no apartarse es indispensable reconocer que la Biblia revela la doctrina de Cristo y los apóstoles (doctrina inspirada por el Espíritu Santo) y que nadie debe atreverse a cambiar ni apartarse de ella. Pablo dice “retén la forma de las sanas palabras” (2 Timoteo 1:13). “Lo que has oído de mí ante muchos testigos, esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros” (2 Timoteo 2:2). “Como te rogué que te quedases en Éfeso, cuando fui a Macedonia, para que mandases a algunos que no enseñen diferente doctrina”.
   F. Obviamente la Biblia revela una forma (un patrón) de doctrina, la doctrina de los apóstoles que los hombres no deben atreverse a abandonar o cambiar.
   G. El apóstol Juan dice enfáticamente que los que rehúsan perseverar en la doctrina de Cristo (que incluye la doctrina de los apóstoles) no tienen a Dios. “Cualquiera que se extravía, y no persevera en la doctrina de Cristo, no tiene a Dios; el que persevera en la doctrina de Cristo, ése sí tiene al Padre y al Hijo. 10 Si alguno viene a vosotros, y no trae esta doctrina, no lo recibáis en casa, ni le digáis: ¡Bienvenido! 11 Porque el que le dice: ¡Bienvenido! participa en sus malas obras”.
   H. Por lo tanto, como dice Hebreos 8:5, “… se le advirtió a Moisés cuando iba a erigir el tabernáculo, diciéndole: Mira, haz todas las cosas conforme al modelo que se te ha mostrado en el monte”. Si Moisés tenía que seguir el modelo revelado por Dios para construir el tabernáculo, ¡cuánto más debemos adherir al modelo de doctrina revelada por el Espíritu Santo a través de los apóstoles!

VI. EJEMPLOS DE ABANDONAR IGLESIAS ESTABLECIDAS POR HOMBRES PARA PREDICAR Y PRACTICAR LA DOCTRINA DE LOS APÓSTOLES.
   A. El llamado “Movimiento de Restauración” de los siglos 18 y 19.
     1. Han recibido mucha noticia ciertos predicadores que eran de varias denominaciones que poco a poco iban abandonando doctrinas y prácticas originadas por hombres para enseñar solamente la doctrina de los apóstoles.
     2. La verdadera iglesia de Cristo nunca dejó de existir; por lo tanto no sería posible “restaurarla”. Mateo 16:18, cuando Pedro confesó la Deidad de Cristo, Jesús dijo, “sobre esta roca (su Deidad que Pedro confesó)] edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella”. La iglesia es el reino del cual el profeta Daniel dijo, “el Dios del cielo levantará un reino que no será jamás destruido” (Daniel 2:44).
   B. Sin embargo, es muy importante estudiar la historia del llamado “Movimiento de Restauración” porque muchos predicadores de varias denominaciones renunciaron las doctrinas de los hombres para enseñar y practicar la doctrina de los apóstoles.
     1. James O’Kelley, en 1793 rechazó el credo de la Iglesia Metodista y estableció una iglesia en el estado de Virginia, insistiendo en que la Biblia sea nuestra única guía, que Cristo sea la única Cabeza de la iglesia, y que cada congregación tenga ancianos (obispos).
     2. A fines de ese mismo siglo Elias Smith, Abner Jones y otros predicadores Bautistas renunciaron el Calvinismo para practicar la doctrina de los apóstoles y establecieron iglesias en New England. Para el año 1809 esas iglesias comenzaron a tener comunión con las de Virginia.
     3. Barton W. Stone, otro nombre bien conocido, era Presbiteriano pero tuvo fuertes dudas acerca de la supuesta depravación total y la elección incondicional. Luchaba contra la obvia contradicción entre esas doctrinas y el esfuerzo de persuadir a los no elegidos a arrepentirse. Otro asunto que Stone y los demás tuvieron que tratar era el bautismo. No solamente tuvieron que rechazar el llamado “bautizo infantil” sino también el rociamiento/derramamiento en lugar de la inmersión. Estas prácticas tenían raíces profundas pero lentamente los predicadores que estaban resueltos a predicar solamente la doctrina de los apóstoles hicieron los cambios necesarios. Con toda diligencia Barton W. Stone predicó que todos deben aceptar la Biblia y solamente la Biblia como guía al cielo.
     4. Thomas Campbell dejó la Iglesia Presbiteriana en 1808, pero siguió predicando y los temas favoritos eran la suficiencia de las Escrituras como guía. Denunció el pecado de división. Es famoso por el lema “Hablamos donde la Biblia habla y callamos donde la Biblia calla”. Era muy opuesto a la división y enseñó que para tener unidad todos deben aceptar el Nuevo Testamento como su único credo, como “una constitución perfecta para la adoración, disciplina y gobierno de la iglesia del Nuevo Testamento y una regla práctica perfecta para sus miembros, de la misma manera que el Antiguo Testamento lo había sido para la comunidad del Antiguo Testamento”.
     5, A fines del siglo 18 y a principios del siglo 19 Robert y James Alexander Haldane de Escocia, se esforzaron diligentemente para eliminar toda práctica humana que las iglesias habían originado y apegarse a la doctrina pura de los apóstoles. Abandonaron el “bautizo infantil” y el rociamiento en lugar de la inmersión, enseñaron la autonomía de cada iglesia y participaron de la cena del Señor cada domingo.
     6. Alejandro Campbell, hijo de Thomas Campbell, vino a Estados Unidos en 1809. Había aprendido mucho de los Haldane y llegó a este país como hombre independiente, ya alejado de la Iglesia Presbiteriana.  Padre e hijo se regocijaron al darse cuenta que estaban de acuerdo en la necesidad de hablar donde la Biblia habla y callar donde la Biblia calla.
     -- Alejandro era hombre bien letrado y preparado, reconocido por todos como hombre de superior intelecto y habilidad de predicar, debatir y persuadir. Publicó sus convicciones en periódicos, estableció una escuela y tuvo debates con hombres de mucha influencia. Era reconocido como uno de los mejores debatistas de su tiempo.
     -- “Campbellistas”. De esa manera Alejandro Campbell ha sido erróneamente considerado como el fundador de las iglesias de Cristo pero tal “fama” es en extremo absurda. Él simple y sencillamente insistió en que todos acepten y obedezcan las enseñanzas de Cristo y sus apóstoles y que rechacen todos los credos, sínodos, concilios, etc. de los líderes de las iglesias populares y por medio de su escuela, sus periódicos y mayormente sus debates él convenció a mucha gente.
     -- Pero no somos en ningún sentido “Campbellistas” y tal acusación necia contra nosotros solamente exhibe la tontería de los acusadores. Los tales no pueden nombrar ni una sola doctrina que predicamos y practicamos que tuviera su origen con los Campbell.
   -- Si estos hermanos mencionados en este artículo hablaron como las Escrituras hablan (1 Pedro 4:11) y su doctrina era conforme al patrón original, entonces gracias a Dios por ello, pero esto no significa que ellos hayan “restaurado” la iglesia de Cristo porque la iglesia de Cristo nunca dejó de existir (Mateo 16:18; Daniel 2:44; Hebreos 12:28).
     1 Timoteo 4:1, “Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán”, pero no dijo que la iglesia en su totalidad dejaría de existir y que tendría que ser restaurada. Los registros humanos trazaron el desarrollo de las iglesias falsas (catolicismo, calvinismo, pentecostalismo, mormonismo y docenas de otros “ismos”) pero sólo Dios conoce su verdadero pueblo (2 Timoteo 2:19), quiénes son, cuántos son, dónde viven, etc., y Cristo dice, “Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos” (Mateo 18:20).
     Los historiadores humanos no tienen interés en iglesias pequeñas, muchas de ellas reuniéndose en casas.

VII. POR LO TANTO, NO “RESTAURACIÓN” SINO “SI ALGUNO HABLA, HABLE  CONFORME A LAS PALABRAS DE DIOS”
   A. El término “restaurar” significa (según el Diccionario de la Lengua Española de la Real Academia Española) “volver a poner algo en el estado o estimación que antes tenía”, pero las iglesias humanas no pueden volver al estado original de la iglesia del Nuevo Testamento porque nunca eran iglesias del Nuevo Testamento. Han sido fundadas por hombres y deben ser descartadas y abandonadas.
   B. Se habla mucho de la necesidad de “volver al Nuevo Testamento” pero no pueden “volver” a China los que nunca estuvieron en China. No es cuestión de “volver” sino que todos los miembros de iglesias humanas, iglesias que ni siquiera se mencionan en la Biblia, se arrepientan de aceptar religiones falsas y obedecer al evangelio para ser añadidos a la iglesia que Cristo estableció (Hechos 2:47).
   C. En cuanto a los hombres que hemos mencionado que hicieron precisamente eso, nosotros debemos reconocer que les somos deudores. En realidad a no ser por esos campeones de la verdad probablemente nosotros no seríamos cristianos porque la obra de ellos comenzó en los estados del este del país y lentamente se extendió a través de todos los Estados Unidos. Muchos de nosotros hemos oído de los principios de la obra en varios estados. Nos encanta saber de cómo su predicación llegó a nuestros abuelos (o bisabuelos). ¡DEUDORES SOMOS!
   D. Luego hermanos de Estados Unidos han llevado el mensaje a otros países incluyendo los países latinos. Por lo tanto, esta breve pero interesante historia que presento aquí debe ser de mucho interés a todos los hermanos hispanos.
   E. Pero repito: No predicamos “Restauración…” sino “Si alguno habla, hable conforme a las palabras de Dios.


Entradas populares de este blog

“He aquí, en maldad he sido formado, y en pecado me concibió mi madre” (Sal. 51:5)

¿Cuándo Es Consumado el Matrimonio?

¿Es pecado, y digno de disciplina, el casarse con un incrédulo?

¿QUIÉN ES SABIO Y ENTENDIDO ENTRE VOSOTROS?

La alegría y el privilegio de ser miembro de una iglesia local fiel

Los Diezmos

En el Señor

Matrimonio e inconversos

¿Qué tal si me tomo una cerveza?

¿De qué iglesia eres miembro?