Entradas

La desaprobación bíblica para el uso de instrumentos musicales en el culto cristiano

Por Josué Hernández

La aprobación y uso popular de diversos instrumentos musicales para alabar a Dios es una doctrina desconocida en el Nuevo Testamento y relativamente nueva en la historia de la humanidad. El sustantivo “doctrina” hace referencia a una determinada enseñanza, ya sea aquello que se enseña (Mat. 7:28) como el acto mismo de enseñar y dar una instrucción (Mar. 4:2).Además, “doctrina” puede involucrar una tradición humana que oponiéndose a la doctrina bíblica resulta pecaminosa (ej. Mat. 15:6).En este caso estamos tratando con una doctrina de los hombres que se opone a la doctrina de Cristo (2 Jn. 9) en el acto de “cantar” como Dios manda (Ef. 5:19; Col. 3:16). A pesar de que varios defensores de los instrumentos musicales lo niegan, cuando tratamos con el uso de instrumentos musicales para el culto cristiano, estamos frente a una “falsa doctrina” resultante de la apostasía (2 Tim. 4:3-4) con la cual se quiere dejar en el ámbito de la preferencia el uso de instrumentos musica…

Me gozo porque Cristo es predicado

Por Josué Hernández

Luego de saludar a los filipenses (1:1,2), de expresar una acción de gracias por ellos (1:3-8) y de orar por ellos (1:9-11), el apóstol Pablo manifestó su gozo en circunstancias que a muchos nos dejarían abatidos, desmoralizados, deprimidos.
¡Hay buenas noticias!
Pablo era un prisionero (Fil. 1:7,16) y los filipenses estaban al tanto de su tribulación (4:14). Sin embargo, los filipenses podían gozarse con el apóstol por el progreso del evangelio (1:12). Aun cuando el apóstol sufría muchas dificultades, había buenas noticias que compartir. A pesar de su arresto domiciliario (Hech. 28:16,30,31), la palabra no estaba presa (cf. 2 Tim. 2:9). Su encarcelamiento no era “normal”. Pablo no había cometido algún crimen. De seguro su situación despertaba el interés, tanto así que “todo el pretorio” oyó el evangelio y “todos los demás” de igual forma (Fil. 1:13). Aún en la casa de César había ingresado la palabra de Dios (4:22). El ejemplo de Pablo motivaba a otros a la acción, l…

¿De quiénes tiene Dios misericordia?

Por Josué Hernández

“Porque la Escritura dice a Faraón: PARA ESTO MISMO TE HE LEVANTADO, PARA DEMOSTRAR MI PODER EN TI, Y PARA QUE MI NOMBRE SEA PROCLAMADO POR TODA LA TIERRA” (Rom. 9:17, LBLA)
Este versículo es usualmente citado para indicar que cada individuo podrá ser salvo solamente por alguna intervención directa de Dios. Nada de lo que el hombre pueda hacer, desear, y procurar, podrá cambiar su destino, es decir, si se salva o no. La conclusión de esta doctrina popular es sencilla, si Dios no te eligió entonces no tienes esperanza.
Como siempre insistimos, el contexto debe ser examinado cuidadosamente para comprender con precisión el sentido de lo que se expresa en el relato. Cualquiera puede tomar una palabra, o frase, sacándola de su contexto, para enseñar y fomentar una falsa doctrina. Es fácil usar mal la palabra de verdad (cf. 2 Tim. 2:15).
Romanos capítulo 9 trata de la salvación de Israel. Muchos de los israelitas no fueron salvos porque se negaron a obedecer el evangelio de …

La soberanía de Dios

Por Josué Hernández

Aunque la frase “soberanía de Dios” no la encontrará literalmente expresada en las sagradas Escrituras, sí está elocuentemente implícita. El concepto de soberanía indica la omnipotencia de Dios. Ahora bien, ¿dicha soberanía anula la libertad humana o la involucra? ¿Tiene cada cual la oportunidad de elegir libremente o toda elección esta predeterminada? ¿Ejerce Dios su poder en consideración de las elecciones libres de cada uno de nosotros? ¿Qué dice la Biblia al respecto?
Dos enfoques son comunes a la soberanía de Dios: -- Dios es soberano, es decir, todopoderoso, por lo tanto, todas las elecciones que hemos hecho, que estamos haciendo, y que haremos, han sido predeterminadas y alcanzadas por su voluntad inmutable. Si no, él dejaría de ser Dios. -- La soberanía de Dios no depende de que él quite la capacidad libre de elegir a cada cual. Su poder todavía se ejerce en el grado que elija su voluntad mientras la criatura elige su curso.
Para algunos, estos dos enfoques no g…

Bautismo esencial, bautizador incidental

Por Josué Hernández

Cristo amaba a Pedro, a pesar de que Pedro expresaba un ferviente celo sin comprensión. Pedro audazmente quiso corregir al santo Hijo de Dios cuando el Señor decía que le era necesario morir, ser sepultado, y resucitar al tercer día (Mat. 16:21-23). Jesús fue paciente con Pedro mientras su entendimiento maduraba y estabilizaba su carácter. Hubo cosas que los apóstoles en su momento no podrían sobrellevar (cf. Jn. 16:12). Hubo cosas que entendieron “después” (cf. Jn. 13:7).
Amados hermanos se han vuelto muy celosos, como Pedro en su tiempo, insistiendo en que el bautismo de alguno no será válido a menos que el bautizador fuese un cristiano calificado, de fidelidad comprobada, prácticamente, un conservador certificado. A su vez, fuego ha traspasado las trincheras, mientras hermanos en Cristo se acusan mutuamente de “falsos maestros”, retándose a debates al respecto, y levantando muros de división. El resultado inevitable son palabras hirientes, fricciones y choques entr…