Entradas

¿Hay reuniones de la iglesia local que sean “secundarias”?

Por Josué Hernández

Una falsa doctrina ha sido enseñada por años, y abrazada con entusiasmo por no pocos hermanos, quienes se sienten muy cómodos y felices con ella. Nos dicen que sólo la reunión del domingo es importante y esencial, y que toda otra reunión de la iglesia local carece de importancia, y que podemos ausentarnos sin culpa, y sin preocuparnos de informar la razón de la ausencia, porque, a fin de cuentas, “asistimos el domingo y las demás reuniones son secundarias”. Estos cristianos dominicales no estarán presentes para edificar y ser edificados en las asambleas que no sean las del domingo, ellos no adorarán con sus hermanos otros días de la semana, porque tienen que trabajar, o estudiar, o simplemente, porque ellos no pierden su tiempo en “reuniones secundarias”. Al momento de escribir el presente artículo, congregaciones enteras están promoviendo y/o tolerando el desorden, y algunos llamados “predicadores del evangelio” llevan la delantera en esta apostasía.
El domingo es d…

Repudiar sin formalizar

¿Aprueba Dios que alguno repudie a su cónyuge por la causa bíblica, pero sin formalizar su divorcio ante el gobierno, y continuar figurando como casado?
Por Josué Hernández
Hemos sido informados de un caso en el cual el inocente dice haber repudiado a su cónyuge por la causa bíblica, la cual es la fornicación (Mat. 5:32; 19:9), no obstante, ambos continúan de mutuo acuerdo viviendo bajo el mismo techo, con sus hijos, como una familia unida, a pesar del repudio, y sin formalizar su divorcio, es decir, figurando como “casados” civilmente. Hasta la fecha, los hermanos permanecen registrados como casados ante la ley civil, y en sus documentos no se identifica algún divorcio.
Sinceramente preocupados por nuestros hermanos escribimos el presente estudio, esperando lo mejor para ellos y para todos. Queremos llegar al cielo, alcanzar el premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús (Fil. 3:14), y sabemos que debemos despojarnos “de todo peso y del pecado que nos asedia” si queremos cor…

No recibir a falsos maestros

Por Josué Hernández

En su segunda epístola, el apóstol Juan ha hecho gran énfasis en la importancia de la verdad y el amor. Cuatro veces, en los primeros seis versículos el apóstol habla del amor. Cinco veces en estos mismos versículos menciona la verdad. Es más, en los versículos cuatro al seis, Juan habla de caminar en la verdad (v.4) y de caminar en amor (v.5,6) Entonces, ¿qué hacer cuando alguien viene a nosotros con doctrina errada? ¿Nos permite Jesucristo que en nuestro “caminar en amor” recibamos a los falsos maestros y solidaricemos con ellos? ¿Podemos recibir a los falsos maestros y continuar “en la verdad”? ¿Qué nos dice “el apóstol del amor”? El apóstol Juan es muy explícito para responder nuestras dudas. Él nos dice que nos cuidemos de los engañadores y anticristos (v.7), para que nos perdamos el fruto de nuestro trabajo (v.8). Juan nos informa de la diligencia que debemos ejercer perseverantemente para permanecer en la doctrina de Cristo (v.9), y que no podemos apoyar a los …

Del Gnosticismo al Calvinismo

Por Josué Hernández

Introducción: Juan Calvino (1509-1564), el fundador de la iglesia presbiteriana, aceptando las premisas de Agustín y Lutero, dio forma lógica y sistemática a lo que se conoce como Teología Reformada. En el año 1536, Calvino escribió “Los Institutos de la Religión Cristiana”, lo cual con muy poca revisión se acepta, se estudia y se enseña en las denominaciones evangélicas. Los cinco puntos cardinales del calvinismo son los siguientes: (1) el pecado original, la depravación total del hombre; (2) la elección/predestinación incondicional (el preordenamiento de unos individuos para el cielo y el de los demás para el infierno); (3) la expiación limitada (que Cristo solamente murió por los elegidos); (4) la gracia irresistible (que Dios mueve a la conversión el corazón del elegido de una manera irresistible); y (5) la perseverancia de los santos (resumida en la frase “una vez salvo siempre salvo”). Estos cinco puntos cardinales no se enseñan en las Escrituras. A su vez, esto…