Entradas

Ministros

Por Josué I. Hernández

En el Nuevo Testamento, el término “ministro” (griego, diakonos) es un sustantivo que se usaba de aquel que “servía”. 
Hoy, se entiende que “ministro” es el título de quien predica desde un púlpito y/o forma parte del clero. Tal definición ofrecida por la tradición moderna es totalmente inadecuada. Aun cuando el término “ministro” aparece en las Escrituras, el uso moderno de la palabra no es bíblico sino denominacional.

El término DIÁCONO es una transliteración de la palabra griega DIAKONOS (como antes dijimos), y su significado es SIERVO, y su acción es un SERVICIO. 

El apóstol Pablo dijo: “porque es servidor de Dios para tu bien. Pero si haces lo malo, teme…” (Rom. 13:4), pero con esto el apóstol no dijo que el gobierno es un diácono en algún sentido religioso, ni un ministro denominacional. Aquí, Pablo enfatizó el SERVICIO o "ministerio" del gobierno en la sociedad. 
El apóstol Pablo también dijo: “Pues os digo, que Cristo Jesús vino a ser siervo de la …

La alegría y el privilegio de ser miembro de una iglesia local fiel

Por Josué I. Hernández
La iglesia del Señor fue concebida, diseñada, propuesta y ordenada por Dios desde la eternidad (Ef. 3:10,11). Es una institución espiritual que, en el sentido universal, está formada por todos los que van siendo salvos (Hech. 2:47). 
El Señor no le asignó alguna organización, u obra colectiva, a la iglesia universal. Sin embargo, el Señor, en su sabiduría, sí le dio organización y obra a la iglesia local. 
La iglesia en Filipos es un buen ejemplo de santos que adoran y trabajan con obispos y diáconos (Fil. 1:1). Cuando Pablo llegó a Jerusalén, buscó identificarse con semejante iglesia local. Pero, algunos le tenían miedo, debido a su pasado, y Bernabé tuvo que intervenir y asegurarles a los discípulos que Pablo era verdaderamente uno más de sus hermanos (Hech. 9: 26-28). Tenemos varios ejemplos de iglesias locales de Cristo de las que leemos en el Nuevo Testamento, entre ellas están Antioquía, Corinto, Tesalónica, las siete iglesias de Asia, y otras muchas (Rom. …

Las clases bíblicas organizadas por la iglesia

Por Wayne Partain
Introducción.
Algunos hermanos dicen que tales clases no son autorizadas por la Biblia, afirmando que la iglesia debe enseñar solamente en la asamblea. Tales hermanos no saben distinguir entre la iglesia y clases bíblicas.I. La Biblia no especifica los arreglos que la iglesia puede o no puede hacer para enseñar.
Por eso, los argumentos de los hermanos anticlasesbíblicas es puro razonamiento humano. Además, ellos son inconsecuentes, pues las iglesias anticlasesbíblicas tienen programas de radio y televisión, imprimen y reparten literatura, tienen debates, tienen escuelas para predicadores, escuelas de música para entrenar a los directores de cantos, etc.II. Estos hermanos dicen que hay dos arreglos o dos maneras de enseñar: públicamente y por las casas (Hech. 20:20) y que las clases bíblicas no son arreglos privados sino públicos y, por eso, no son autorizadas.
Pero Hech. 20:20 no habla de dos arreglos dos maneras de enseñar, sino de lugares públicos y lugares priv…

¿QUIÉN ES SABIO Y ENTENDIDO ENTRE VOSOTROS?

Santiago 3:13-18Por Josué I. Hernández
En su mensaje acerca de la sabiduría, Santiago menciona dos tipos opuestos. Una es terrenal, la otra celestial. Ambas tienen una fuente, una naturaleza y una clase de fruto.La sabiduría celestial "es primeramente pura", después pacífica, amable, benigna, llena de misericordia y de buenos frutos. Expresándose dicha sabiduría, como leemos, en la buena conducta, y no por palabras solamente. Santiago nos enseña que las acciones hablan más fuerte que las palabras. 
Sin duda alguna, esta sabiduría celestial glorifica a Dios como su autor, para el progreso de su causa entre los hombres.Esta sabiduría es una que desciende del cielo como don de Dios al creyente que la pide (cf. Stg. 1:5,17) y trabaja su corazón por ella (cf. Prov.  1:7; 2 Tim. 3:15). Entonces, se hace evidente en la toma de decisiones que siempre dependen de la voluntad de Dios y que están en armonía con ella. Manifestando siempre su primaria característica: "pura".Pure…

Cantando a nivel profesional

Por Josué I. Hernández


Hay quienes son visiblemente afectados por el “talento” que se ejerza al cantar alabanzas a Dios por aquellas voces “bien entrenadas” en espectáculo a nivel profesional. Es más, hemos sabido de algunos que han manifestado lo sublime que fue a sus oídos el sentirse elevados al oír a quienes sí poseen el “talento” a la hora de cantar, usando de varias voces en plena armonía de ejecución. Ciertamente, el mundo del espectáculo ha afectado a algunos hermanos moviéndoles a apreciar lo que suena bien y conmueve las emociones del auditorio.
Con este estándar secular, con el cual se exalta el talento y la ejecución espectacular, el canto de unos pocos santos sin “talento” será a los oídos de algunos algo totalmente deprimente y menospreciable.  Sin embargo, bien sabemos, que la destreza académica en los cantos de un coro profesional no es algo que la ley de Cristo haya requerido.
El estándar de Dios es totalmente diferente. A Dios no le impresiona el “número de cantantes” n…

En el Señor

La frase preposicional “en el Señor” de 1 Corintios 7:39, ¿qué significa?

Por Josué I. Hernández 

Algunos afirman que la frase “en el Señor” de 1 Corintios 7:39 sólo puede significar “siempre que sea cristiano”, y esto lo hacen para mantener su doctrina de que el matrimonio con persona del mundo es un pecado tan digno de disciplina como la fornicación. 
Como antes hemos dicho, ahora lo repetimos, si el cristiano se casa con persona del mundo no quedará sin consecuencias, busca problemas, y los hallará. El efecto de tal decisión puede durar toda la vida, a menos que el cónyuge sea ganado para Cristo.  
No recomendamos el matrimonio con inconverso, y advertimos a los cristianos de todo lo que la Biblia implica que sucederá. No defendemos que el cristiano se case con persona mundana por romanticismo y emoción, sin haber luchado por convertirle. Sin embargo, no hay revelación bíblica para asumir que el llamado “matrimonio mixto” sea un pecado, y menos aún, que los cristianos que entren en el …

¿Pecamos al leer o pronunciar “Jehová”?

Por Josué I. Hernández 

Originalmente, el Antiguo Testamento fue escrito en hebreo y algunas partes en arameo, y el Nuevo Testamento en griego koiné (común).  Pero, aunque no pronunciamos ninguna de las palabras originales exactamente como fueron escritas en esos idiomas, la escritura y lectura de aquellos mismos conceptos en español es una referencia a las mismas verdades reveladas, y en el proceso no se comete ningún pecado. 
Por ejemplo, nadie insulta al Señor cuando  lee  o  pronuncia la transliteración “Cristo” en vez de leer o decir “χριστός”, que traducido es “Ungido”. El nombre YHWH en el texto hebreo, es el sustantivo propio que en la Reina-Valera 1960 aparece como “Jehová”, el cual originalmente está constituido por cuatro consonantes Y, H, W, H (Ex. 3:15; Os. 12:5).
Los judíos evitaron pronunciar el nombre de Dios debido a su carácter sagrado, y por lo tanto lo remplazaban, en la lectura y pronunciación, por el término "Señor" (Adonay).  Así fue como con el paso de lo…

¿Es pecado, y digno de disciplina, el casarse con un incrédulo?

Por Josué I. Hernández

Una nueva ocasión de división se está levantando por hermanos errados que quieren forzar su escrúpulo. De los tales, algunos incluso afirman que se discipline a todo cristiano que se case con un incrédulo, a la vez que están levantando muros de división al insistir con su herejía. Estos hermanos equivocados llaman convenientemente “matrimonio mixto” al matrimonio que involucra a un inconverso, no porque Cristo o alguno de sus apóstoles lo designaran como tal, sino porque tal etiqueta favorece su posición errada. Que tengamos cuidado, y que hablemos como la Biblia habla (1 Ped. 4:11) sin pensar más allá de lo que está escrito (1 Cor. 4:6). Esta ha sido siempre la exigencia de Dios (2 Tim. 2:15) Según la ley de Cristo, un matrimonio será pecaminoso solamente si uno de sus integrantes, sino los dos, está ligado a un cónyuge anterior (Mat. 5:32; 19:9) contra quien no tuvo causa bíblica (Mat. 10:11,12). A la vez, debemos recordar que el apóstol Pablo, un varón inspirad…

¿EL DIOS DE LA CREACIÓN O EL DIOS LLAMADO “EVOLUCIÓN”?

Por Wayne Partain

Génesis 1:1, “En el principio creó Dios los cielos y la tierra …” 1:3, “Y dijo Dios: Sea la luz; y fue la luz” … 1:27, “Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó” … Salmo 19:1, “Los cielos cuentan la gloria de Dios, y el firmamento anuncia la obra de sus manos” … Salmo 24:1, 2, “De Jehová es la tierra y su plenitud; el mundo, y los que en él habitan. Porque Él la fundó sobre los mares, y la afirmó sobre los ríos”…Salmo 33:8, 9, “Tema a Jehová toda la tierra, teman delante de él todos los habitantes del mundo. Porque él dijo, y fue hecho; él mandó y existió” … Mat. 19:4, "El que los hizo al principio, varón y hembra los hizo".      Hechos 17:24, 25, 28, “El Dios que hizo el mundo y todas las cosas que en él hay … Él es quien da a todos vida y aliento y todas las cosas … Porque en Él vivimos y nos movemos y somos…”      Romanos 1:18-22, “18 Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia …

Preserva a tu siervo de las soberbias

Por Josué I. Hernández

         El salmista escribió: “Preserva también a tu siervo de las soberbias; que no se enseñoreen de mí; entonces seré íntegro, y estaré limpio de gran rebelión” (Sal. 19:13). Así fue como el salmista rogaba ser librado del orgullo y la arrogancia, aquella presunción de la autoconfianza, de no tomar en cuenta la voluntad de Dios en el proceder diario.  
El pecado de presunción, o de soberbia, es el pecado deliberado (cf. Heb. 10:26-31), voluntario, adrede. La mayoría cree que agrada a Dios a pesar de sus obras soberbias, como si el Dios todopoderoso pudiese ser manipulado. Sin embargo, no hay excusa o justificación para el pecado. Los argumentos comunes para justificar el comportamiento rebelde, o presuntuoso, no convencen a Dios. Nadie será salvo sin hacer la voluntad del Padre celestial (Mat. 7:21-23). Las buenas intenciones o tradiciones religiosas no quitan la soberbia. Sólo el arrepentimiento lo hará posible.
         Para no caer en la soberbia es imprescin…

Una fuente turbia de agua lodosa

Por Josué I. Hernández

La Biblia dice: “Como fuente turbia y manantial corrompido, Es el justo que cae delante del impío” (Prov. 25:26). Este proverbio revela lo que es aquel que no hace nada bueno en un mundo malvado, una fuente turbia de agua lodosa. En contraste, “Manantial de vida es la boca del justo” (Prov. 10:11). En un mundo malo, el hombre justo actúa contra la corriente, y puede fallar por varias razones. Veamos algunas razones comunes:
Temer las consecuencias por seguir la verdad. Este miedo es una trampa (Prov. 29:25), donde la persona queda esclavizada a los caprichos de aquellos que aborrecen a Dios y a su verdad (cf. Gal. 1:10). Por contraste, aquel que sigue la verdad a pesar de las consecuencias, es libre, porque teme a Dios y no a la mayoría. Por lo tanto, es libre para actuar de una manera que agrada a Dios y satisface su propia alma (Heb. 11:6). Procurar justificar a los que están en pecado por sentimientos y favoritismos. Al hacer esto él se convierte en una abominac…

La Biblia contra el humanismo

Por Josué I. Hernández

El principio básico del humanismo es que el hombre tiene todas las respuestas a las dudad de la vida. Ya que el hombre es el ser inteligente superior, él debe resolver todos los problemas de la vida. Es inútil, dicen los humanistas, buscar un poder superior al hombre, alguien más grande que nosotros. Para el humanismo, Dios no existe, y si existe algún Dios, éste queda bajo el deseo y voluntad del hombre. El humanismo, como filosofía de vida, se enseña en las escuelas y centros educacionales, en un grado u otro. Se promueve con entusiasmo en los medios de comunicación y entretenimiento, y se encuentra expresado en algunas leyes de nuestra nación. Sin embargo, el humanismo es un fracaso total. En lugar de elevar al hombre, lo denigra. En lugar de resolver problemas, los multiplica de manera exponencial. Afortunadamente, tenemos la palabra de Dios para aclarar nuestras mentes y darnos instrucciones específicas. Cuando se examina el humanismo a la luz de la Biblia, el…

La fe en Cristo es esencial

Por Josué I. Hernández

La fe en Cristo es esencial para la salvación. Algunos en nuestro país niegan esto, incluso muchos de los que afirman creer en Jesucristo lo niegan. El hecho es que nuestra nación se ha vuelto más y más pluralista y anti cristiana, y algunos de los que afirman creer en Cristo ignoran voluntariamente lo más esencial de sus convicciones. A pesar de lo anterior, la Biblia enseña que la fe en Cristo es esencial para salvación eterna. Jesús dijo: “Por eso os dije que moriréis en vuestros pecados; porque si no creéis que yo soy, en vuestros pecados moriréis” (Jn. 8:24). Jesucristo es el gran Yo Soy (Jn. 8:58) y el único Salvador (Hech. 4:12), quien siendo Dios en carne humana dio su vida para liberarnos del pecado (Mat. 1:23; Jn. 1:1,14,29). Ahora, Jesucristo está sentado a la diestra de Dios y regresará para juzgar a la humanidad (Heb. 1:1-3; Hech. 17:30,31). Cualquiera que niegue estos hechos fundamentales, no podrá ser salvo. La sinceridad en la religión es simplement…