¡Es mi hijo, no de ustedes!


Por Stan Cox


Son varios los que afirman que el desarrollo exitoso de un niño, requiere de la asistencia e intervención de toda la sociedad.  En otras palabras, se necesita “todo un país” para criar a un niño, porque sin la ayuda de la colectividad nuestros hijos  no podrán desarrollarse plenamente. Sin embargo, aunque la postura antes indicada erosiona el conjunto de responsabilidades y derechos de los padres sobre sus hijos, tal ideología es aceptada y promovida con entusiasmo por profesionales y políticos liberales. Así mismo, muchos padres aplauden las medidas colectivistas que responsabilizan a la sociedad de la crianza de sus hijos.

Simple y llanamente, lo que se está afirmando es que nuestros hijos son propiedad de la sociedad, de la comunidad entera. Por lo tanto, es la sociedad en su conjunto la responsable de la crianza de nuestros hijos.

Los padres bien sabemos que semejante filosofía ya se está implementando en las diversas áreas de las actividades escolares desde hace varios años, aunque ahora se deja sentir con más fuerza. Por ejemplo, los padres ya no tienen que preocuparse por enseñar sobre la sexualidad, esto lo harán los profesionales escolares. Incluso, algún profesor se tomará atribuciones que no le corresponden al inculcar alguna tendencia liberal o filosofía moral, que interferirá con los valores más conservadores que los padres y tutores pretendan inculcar sobre los niños.
Es verdad que muchos niños de hogares destrozados necesitan de quienes les guíen. Sin embargo, la solución que se pretende sólo empeora el problema. No se ayuda a los encargados directos cuando se les quita la responsabilidad. Así, pues, muchos padres están dejando en manos de terceros la crianza de sus hijos, al aprovechar la crianza que la sociedad les promete para sus niños. Para ellos, la crianza colectiva es una maravilla que les permite despreocuparse y satisfacer su egoísmo.
Para nuestro asombro, se observa una tendencia similar en el pueblo de Dios. No son pocos los padres que creen que la iglesia local ha de criar a sus hijos. Ellos creen que la iglesia es su conjunto puede suplir la responsabilidad del individuo, tal cosa no es así. La iglesia local tiene una obra que hacer, pero no está prescrito para ella que críe los hijos de los irresponsables.

La Biblia deja sobre los hombros de los padres la responsabilidad de criar a sus hijos. El apóstol Pablo escribió: Y vosotros padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino educadlos en la disciplina y amonestación del Señor (Ef. 6:4, VM). Lo que Pablo mandó por el Espíritu, es lo que Dios espera de los padres. Son los padres quienes han de educar a sus hijos e inculcar en ellos los principios divinos para gobernar sus vidas. Como la ley también decía “Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y diligentemente las enseñarás a tus hijos, y hablarás de ellas cuando te sientes en tu casa y cuando andes por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes” (Deut. 6:6-7, LBLA).

Mi hijo es mío, no pertenece a la comunidad. Ni el Estado, ni la iglesia, tienen la responsabilidad de criar a mi hijo. Yo tengo ese privilegio y esa responsabilidad. La noción de que nuestros hijos pertenecen a la comunidad es una filosofía impía, una doctrina de demonios. No es una exageración el alzar la voz en solemne protesta contra una idea que la mayoría está aceptando con creciente interés.
Está de más decir que por lo general los “valores” de la colectividad no son bíblicos, y no quiero que mi hijo abrace tales filosofías humanas. Por lo tanto, concluyo diciendo …si mal os parece servir a Jehová, escogeos hoy a quién sirváis… pero yo y mi casa serviremos a Jehová(Jos. 24:15).

Entradas populares de este blog

“He aquí, en maldad he sido formado, y en pecado me concibió mi madre” (Sal. 51:5)

Los Diezmos

¿Somos salvos solamente por la fe?

¿Cuándo Es Consumado el Matrimonio?

Encuentros y series para jóvenes, damas y varones organizados por alguna iglesia local

El plan bíblico de salvación

DOCTRINAS FALSAS TOCANTE AL MATRIMONIO, AL DIVORCIO, Y A LAS SEGUNDAS NUPCIAS

¿Qué tal si me tomo una cerveza?

¿Es pecado, y digno de disciplina, el casarse con un incrédulo?

Siete razones por las cuales yo no soy un calvinista