HECHOS 24:17, UN PUNTO QUE NOTAR


Por Bill Reeves


     Varios hermanos han escrito, explicando bien lo que este versículo enseña a la luz de otros pasajes relacionados con el tema de que son los santos los únicos recipientes de la benevolencia de iglesias locales, y a la vez refutando el uso incorrecto de nuestros hermanos liberales que afirman que al decir Pablo “a mi nación” quiso decir a gente no solamente hermanos en la fe sino también a judíos inconversos. No es necesario que yo repita sus buenas explicaciones. Obviamente nuestros hermanos liberales ignoran el contexto (como lo hace todo maestro falso) y juegan con la frase “mi nación,” haciendo que indique puros judíos sin distinción de creencia religiosa. De esta manera esperan convencer a otros de que es escritural que iglesias de sus colectas envíen fondos de benevolencia a no santos, pues la frase suelta (es decir, sin contexto alguno), “mi nación”, puede dar a entender el conjunto de todos los judíos en el mundo.
     Pero hay un punto adicional que quiero presentar con respecto a lo que dice este versículo, punto que no veo observado comúnmente.
     Lucas, el historiador inspirado, está narrando la ocasión en que Pablo se halla encarcelado en Cesarea por una falsa acusación de judíos incrédulos de Jerusalén. Es traído al tribunal para juicio y hace su defensa ante el gobernador romano, Félix. Lucas ¡no tiene a Pablo predicando un sermón sobre quiénes son los objetos escriturales de benevolencia de parte de iglesias locales, si son solamente santos o también no santos! El contexto no trata pero nada acerca de ayudar las iglesias a santos solamente o si también a no santos. Tal punto no entra en el contexto. Sencillamente Pablo está defendiéndose de la acusación de sedición de parte de algunos judíos. Al hacerlo menciona al romano, Félix, la razón de su estadía en Jerusalén en la referida ocasión; a saber, el de llevar una ayuda benévola (limosnas) a gente judía (y ofrendas con respecto a su conexión con el templo al estar en Jerusalén). ¿Cómo podía estar en contra de la nación judaica siendo el mismo un judío que trajo benevolencia a judíos y participaba en actividades asociadas con el templo? No importaba nada al punto hecho por Pablo en su defensa que estos judíos ayudados en particular fueran cristianos (santos) o no. Tal punto no habría sido de interés al romano Félix, no de importancia para la defensa de Pablo. Él está delante de un gobernador romano, pero son judíos los que le están acusando, y el suceso discutido ocurrió en Jerusalén de los judíos, donde eran judíos los recipientes de la benevolencia. Por eso Pablo, hablando como judío, a este romano dice sencillamente “mi nación”. De ninguna manera pudiera la acusación contra Pablo tener sentido. En el texto y el contexto hay esto y no más.
     Éste es el punto qué observar con respecto a la mención de Pablo de la frase “mi nación”. Lo que los liberales necesitan hallar es un pasaje que diga, “En cuanto a la colecta para la nación judaica”, o “cuanto a la ministración para los no santos también”. (Compárese con 1 Cor. 16:1; 2 Cor. 9:1). No pudiendo hallar tal pasaje, tal vez gusten decirnos cómo Pablo pudo haber llevado benevolencia para ¡toda una nación! (Si responden que “mi nación” significa gente judía, bien. Según las Escrituras esa gente judía en particular todos eran santos).

Entradas populares de este blog

“He aquí, en maldad he sido formado, y en pecado me concibió mi madre” (Sal. 51:5)

Los Diezmos

¿Somos salvos solamente por la fe?

¿Cuándo Es Consumado el Matrimonio?

Encuentros y series para jóvenes, damas y varones organizados por alguna iglesia local

El plan bíblico de salvación

DOCTRINAS FALSAS TOCANTE AL MATRIMONIO, AL DIVORCIO, Y A LAS SEGUNDAS NUPCIAS

¿Qué tal si me tomo una cerveza?

¿Es pecado, y digno de disciplina, el casarse con un incrédulo?

Siete razones por las cuales yo no soy un calvinista