Cuatro “claves” para un hogar feliz


Por Josué I. Hernández


Nuestro hogar debiera ser el lugar más feliz que hemos construido sobre la faz de la tierra.  En él tenemos las personas más cercanas y queridas, quienes pueden ser una constante fuente de fuerza e inspiración.  Pero, para crear y preservar la felicidad del hogar se requieren ciertas cualidades y actitudes que pueden ser designadas en las siguientes cuatro claves para un hogar feliz:


EL AMOR

         Lo perfecto e ideal, en el plan de Dios, es el amor desinteresado que lleva a un hombre y a una mujer a formar un hogar.  Semejante amor se madura con el tiempo y se potencia con la feliz llegada de los hijos.
         El amor que une a una familia, en parte es un afecto natural, pero a la vez es mucho más que eso.  El patrón de Dios para la felicidad del hogar es el siguiente: Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra, a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha. Así también los maridos deben amar a sus mujeres como a sus mismos cuerpos. El que ama a su mujer, a sí mismo se ama. Porque nadie aborreció jamás a su propia carne, sino que la sustenta y la cuida, como también Cristo a la iglesia, porque somos miembros de su cuerpo, de su carne y de sus huesos. Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne(Ef. 5:25-31).
         Este amor, que el hombre aprende de Cristo, lo lleva a sacrificar sus propios anhelos, deseos y placeres, e incluso su propia vida, para asegurar la felicidad y el bienestar de su amada esposa y los hijos. ¿Quién en su sano juicio puede afirmar que semejante amor no sea la solución para construir hogares felices? Al contrario, semejante amor es un modelo para la propia madre y los hijos quienes retribuirán dicho amor.

         Desafortunadamente, muchos no entienden que la calidez del ferviente amor también puede marchitarse y morir.  El amor puede enfriarse (Mat. 24:12), y para mantenerlo vivo y activo se requiere el estímulo constante de la palabra de Dios, la estrecha asociación familiar con ella y el cuidado desinteresado en la continua interrelación familiar.

         Cuando los padres pasan largo tiempo fuera del hogar y tienen poco tiempo para sus hijos, frente al tiempo que dedican al materialismo, entonces los unos y los otros se convierten en extraños que coexisten bajo el mismo techo, pero que sin embargo jamás pueden ser una familia feliz.  
Por naturaleza los hijos aman a sus padres.  Pero este afecto natural se ve invalidado frente al egoísmo de la mayoría de los padres de hoy, quienes son capaces de entregar todo menos el amor verdadero.  Los hijos, siguiendo el mismo modelo egoísta, serán frustrados por la vanidad de la vida, al igual que sus padres.
Ningún juguete, regalo o cantidad de dinero, pueden remplazar a un padre y a una madre presentes, interesados y totalmente inmiscuidos en la crianza de sus amados hijos.  A pesar de esto, muchos niños y adolescentes son entregados a la televisión para ser criados por los “héroes” de la presente cultura que avanza más y más a la impiedad.
El problema de muchos jóvenes en tratamiento psicológico o psiquiátrico fue una niñez marcada por padres egoístas, materialistas y sensuales, quienes los menospreciaron por “avanzar” según los estándares de la sociedad.


LA CONFIANZA

         La confianza entre todos los integrantes de la familia involucra la certeza y la convicción en la lealtad y autodisciplina del otro, esta es “la fe” que toda familia necesita.  Ésta confianza lleva consigo gran seguridad y paz para todos los integrantes del hogar.   
Para lograr un ambiente de confianza, los padres deben seguir una regla que ha de ser necesariamente superior a ellos mismos y que sólo proviene de la Máxima Autoridad, Jesucristo (Mat. 28:18).  Es así como los padres pueden llegar a confiar plenamente el uno en el otro y a la vez pueden proyectar la misma confianza en los hijos.
La base para una confianza familiar perdurable es la fe en Dios.  Ésta fe viene por meditar constantemente en las enseñanzas de su palabra (Rom. 10:17) y por el esfuerzo constante de agradarle a Él (Heb. 11:6).  Esta es la razón por la cual, todas las cosas que realmente necesita una familia, como la verdad, la integridad, la justicia, la compasión, la misericordia, la confianza, etc, están íntimamente relacionadas con Dios, el Creador de la familia (Gen. 2:24).
Si los padres se esfuerzan por demostrar lealtad a Dios, en sus palabras y sus hechos, desarrollarán una gran confianza mutua, la cual es el resultado natural de su acercamiento a Dios, y así mismo ganarán la confianza de hijos. 
Es natural confiar en Dios como la base de la unidad familiar.  Una familia que se rebela contra Dios se arruinará a sí misma, estará dividida y caerá.  Cristo dijo Y si una casa está dividida contra sí misma, tal casa no puede permanecer(Mar. 3:25). También dijo el salmista: “Si Jehová no edificare la casa, En vano trabajan los que la edifican” (Sal. 127:1).


LA  AUTODISCIPLINA

         La autodisciplina se adquiere de forma gradual y es imposible sin la disciplina externa de los padres piadosos.  Lamentablemente, hace pocas generaciones, entramos en “la era de la permisividad”, de ahí en adelante a los niños se les permitió tomar sus propias decisiones y encaminar su propia vida.
         Los estudiosos que son amigos de la Biblia, están universalmente de acuerdo en que la permisividad es una tragedia para los niños y las familias.  Y todos nosotros, sin ser expertos, podemos aprender lo mismo por la experiencia cotidiana donde la permisividad está minando el poder de toda autoridad.
         Es la permisividad desde la primera infancia lo que pavimenta el camino para el alcohol, los cigarrillos, las drogas ilegales, la delincuencia, los hogares destrozados y un aumento alarmante de la taza de suicidios de adolescentes.

         Los niños y adolescentes inmaduros, que no tienen la capacidad de juzgar adecuadamente y administrar eficazmente la autodisciplina, deben ser guiados por sus padres, no deben ser dejados solos.  Y esta tarea no es de la iglesia, ni del gobierno, como podemos aprender de la palabra de Dios.
         En Efesios 6:1-3, el apóstol Pablo dijo: Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres, porque esto es justo. Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa; para que te vaya bien, y seas de larga vida sobre la tierra”. 
         La obediencia implica la existencia de variadas restricciones definidas en el hogar gobernado por los padres piadosos.  En esto los padres deben enfatizar a los hijos, desde la primera infancia, que algunas cosas son correctas y algunas están mal.  Los hijos, desde muy pequeños, deben crecer en un hogar donde hay limitaciones, y donde los padres son ejemplo de la autodisciplina. 
Cuando la instrucción preventiva fue vulnerada por la desobediencia de los hijos y la disciplina correctiva debe ser aplicada (Prov. 13:24), jamás debe disciplinarse motivados por la frustración y la ira, sino que siempre con el amor de Cristo.  Este amor sabe aborrecer lo malo (Rom. 12:9). 
Si la disciplina correctiva se efectúa bien, los niños darán fruto apacible de respeto y amor por los padres, porque se darán cuenta del gran amor de los padres que les corrigen para su bien.  Como el escritor a los hebreos dijo “tuvimos a nuestros padres terrenales que nos disciplinaban, y los venerábamos (Heb. 12:9).  Por lo tanto, aunque la disciplina parece una “equivocación” para el humanista de hoy, la palabra de Dios dice que después da fruto apacible de justicia a los que en ella han sido ejercitados (Heb. 12:11).


LA  RESPONSABILIDAD

         La responsabilidad brota naturalmente en la familia que cuenta con las anteriores “claves” para un hogar feliz.  Si una casa está llena de amor, confianza mutua y autodisciplina, el resultado natural es el reconocimiento necesario de la propia responsabilidad.  Y es así como cada miembro de la familia se “siente” responsable ante los demás, y con un propósito que llevar adelante todos los días.
         En la familia piadosa, cada miembro tiene un deber desinteresado por los demás, y se entrega a sí mismo procurando merecer la confianza y la lealtad en la ejecución de las diversas funciones y tareas.  No sólo cada miembro recibe amor, confianza y lealtad, sino que primero él las da.

         En la familia piadosa, la responsabilidad es un hábito que se proyecta a toda la sociedad.

Entradas populares de este blog

“He aquí, en maldad he sido formado, y en pecado me concibió mi madre” (Sal. 51:5)

¿Cuándo Es Consumado el Matrimonio?

¿Es pecado, y digno de disciplina, el casarse con un incrédulo?

¿Somos salvos solamente por la fe?

¿Qué tal si me tomo una cerveza?

Los Diezmos

¿Por qué fue desechado Caín y su ofrenda?

Probad los espíritus

¿INVESTIGAR O PREDICAR?

Pedro estaba casado y tenía hijos