Si Dios existe, ¿por qué permite el sufrimiento?


 Por Josué I. Hernández


Escribo este artículo desde la vereda del dolor. Mi esposa padece cáncer, y tenemos dos hijas pequeñas, la menor de dos meses. Cada día he sido testigo del sufrimiento en la persona que más amo, y he presenciado como este dolor ha afectado a toda la familia. Ha sido una dura prueba de fe, una lucha en la arena de adversidad. Digo esto, porque soy compañero de todos los lectores que ahora mismo están sufriendo y padecen dolor.

La pregunta común es, “Si Dios existe, ¿por qué permite el sufrimiento?”. Como podemos leer, esta pregunta involucra un poderoso aspecto sentimental, una carga emocional impregnada de duda. Y por lo general, la pregunta misma se realiza para negar la existencia de Dios. Por supuesto, varios pueden hacer la pregunta honestamente, intrigados por la realidad del dolor y la tragedia.

Hay una diferencia entre el problema emocional del sufrimiento y el problema intelectual del sufrimiento. Ambos tratan con el sufrimiento, pero no son lo mismo.
Sin embargo, ¿cuál es la razón de este dilema? ¿Es el dolor un impedimento a la fe? ¿Es el sufrimiento incompatible con la existencia de Dios? ¿Estaremos más dispuestos a creer en Dios si la vida es sólo placer, comodidad y diversión? ¿Por qué el placer es coherente con la existencia de Dios y no el sufrimiento?

Simplemente, a nuestra sociedad no le gusta un Dios que permita el sufrimiento. Pero, ¿tendrá Dios razones morales para permitir el sufrimiento? ¿Tendrá Dios mejores planes?

En lugar de invalidar la fe en Dios, el dolor indica que algo anda mal en el mundo… Imagine por un momento que todos nosotros fuésemos incapaces de sentir dolor físico, ¿sería ésta la solución al cuestionamiento sensual para quitar a Dios a menos que todo sea placer y diversión?

Hay una enfermedad grave, rara, y poco conocida, la Insensibilidad congénita al dolor con anhidrosis o CIPA (del inglés: Congenital Insensitivity to Pain with Anhidrosis) la cual impide a quien la padece el sufrir dolor. La persona puede pisar un clavo, quemarse una mano o sufrir un corte grave, sin darse cuenta de ello. Pero, quienes padecen la enfermedad no viven seguros y tranquilos, pues al no sentir dolor no saben si algo anda mal o no en sus vidas.

Dios no es un tirano impersonal que se agrada de vernos sufrir. Dios entró en la historia humana en la persona de Jesucristo, quien sufriendo la cruz murió por todos nosotros. A pesar de ser inocente, Cristo soportó el cruel castigo, la humillación y el sufrimiento para salvarnos. La cruz de Cristo deja a nuestro sufrimiento en una perspectiva diferente. 

La Biblia dice que los cristianos son más que vencedores en Cristo (Rom. 8:37), pues su poder se perfecciona en la debilidad (2 Cor. 12:9).

La sangre de Cristo fue derramada para darnos lo que realmente necesitamos “remisión de los pecados” (Mat. 26:28). Por lo tanto, como dijo Salomón, “Teme a Dios, y guarda sus mandamientos; porque esto es el todo del hombre” (Ecles. 12:13). ¿Por qué? “Porque Dios traerá toda obra a juicio, juntamente con toda cosa encubierta, sea buena o sea mala” (Ecles. 12:14).


Entradas populares de este blog

¿Es pecado, y digno de disciplina, el casarse con un incrédulo?

¿Cuándo Es Consumado el Matrimonio?

“He aquí, en maldad he sido formado, y en pecado me concibió mi madre” (Sal. 51:5)

¿QUIÉN ES SABIO Y ENTENDIDO ENTRE VOSOTROS?

La alegría y el privilegio de ser miembro de una iglesia local fiel

Matrimonio e inconversos

En el Señor

¿Qué tal si me tomo una cerveza?

Las clases bíblicas organizadas por la iglesia

Dejar, renunciar y corregir el pecado público