La Envidia

"El corazón sosegado es vida para la carne; pero la envidia es carcoma de los huesos" (Prov. 14:30, VM). 

Por Josué I. Hernández


¿Sabía usted que aunque el envidioso procure la caída de quien él envidia, siempre es el envidioso mismo quien sufre más daño? 
Por envidia Cristo fue crucificado (Mar. 15:10). Algunos predicadores carnales y egoístas envidiaban la influencia del apóstol Pablo (Fil. 1:15). La envidia es una obra de la carne que bloquea nuestra entrada al cielo (Gal. 5:21). Sin embargo, “el amor no tiene envidia” (1 Cor 13:4), el cristiano motivado por el amor siempre piensa y busca lo mejor de los otros (1 Cor. 13:7-8). 

¿Estamos en secreto (y pecaminosamente) envidiando a los demás? La envidia no se limita a que nos guste algo y que busquemos alguna cosa que otro ha logrado, lo cual podría ser un asunto perfectamente inocente. El pecado de la “ENVIDIA” (Gr. Fthonos) “Es el sentimiento de disgusto producido al ser testigo u oír de la prosperidad de otros” (Vine). Por lo tanto, la envidia involucra siempre un conjunto de malos pensamientos hacia la persona envidiada.

¿Por qué la buena fortuna de los demás nos golpea moralmente? ¡Por la envidia! ¡Es el ego pecaminoso el que está actuando aquí! No el amor desinteresado, como deberíamos tener los cristianos.

La envidia de los líderes religiosos frente a la enseñanza efectiva y exitosa de Jesús los cegó, por lo tanto, lo rechazaron. Siempre, la envidia destruirá las buenas relaciones (Sant. 3:14,16), ocasionando, incluso, la calumnia contra el que es objeto de la envidia para tumbar su carácter y/o buena influencia. 

Nadie más en el mundo sabe que estamos envidiando a otros, excepto nosotros mismos y el Señor. Por lo tanto, si estamos envidiando ¡debemos cambiar la disposición de nuestro corazón!
No destruyamos nuestra relación con Dios y su pueblo por abrigar envidia en nuestros corazones: “Desechando, pues, toda malicia, todo engaño, hipocresía, envidias, y todas las detracciones, desead, como niños recién nacidos, la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezcáis para salvación, si es que habéis gustado la benignidad del Señor” (1 Ped. 2:1-3). 

El Señor Jesús nunca envidió a nadie, Él vio a todos con ojos de amor, con ojos de buena voluntad (Jn. 13:1; Mar. 10:21). Debemos seguir su ejemplo (1 Ped. 2:21).
Para el verdadero discípulo de Cristo, la vida en Cristo es una vida buena y útil para con Dios y los hombres. Hemos sido bendecidos más allá de lo que merecemos. Si procuramos manifestar el carácter que Jesús aprueba (Mat. 5:1-12), eliminaremos el veneno de la envidia de nuestro corazón y nos llenaremos de la gracia sanadora de su amor sacrificial. 

La medicina para la envidia, como el apóstol Pedro nos exhorta, es el deseo intenso de alimentarnos de la bendita palabra de Dios (1 Ped. 2:1,2). 
No hay lugar para el egoísmo cuando estamos enfocados en el Señor y su bendita voluntad para nuestras vidas. 

Entradas populares de este blog

¿Es pecado, y digno de disciplina, el casarse con un incrédulo?

¿Cuándo Es Consumado el Matrimonio?

“He aquí, en maldad he sido formado, y en pecado me concibió mi madre” (Sal. 51:5)

¿QUIÉN ES SABIO Y ENTENDIDO ENTRE VOSOTROS?

La alegría y el privilegio de ser miembro de una iglesia local fiel

Matrimonio e inconversos

En el Señor

¿Qué tal si me tomo una cerveza?

Las clases bíblicas organizadas por la iglesia

Dejar, renunciar y corregir el pecado público