“SANTOS”


Por Josué I. Hernández


En el Día de Todos los Santos según la celebración que tiene lugar el 1 de noviembre para la Iglesia Católica y sus feligreses, se habla mucho de “santos” y “santas” específicos y separados de los demás católicos.

ENTONCES, PREGUNTAMOS, ¿CÓMO USAN LAS SAGRADAS ESCRITURAS EL TÉRMINO “SANTO”?  ¿HAY DIFERENCIA ENTRE EL USO CATÓLICO Y EL USO BÍBLICO DE LA PALABRA “SANTO”?
A la luz de las Escrituras, la diferencia es patente. Por ejemplo, el apóstol Pablo escribiendo a los corintios dijo: “…a la iglesia de Dios que está en Corinto, a los santificados en Cristo Jesús, llamados a ser santos con todos los que en cualquier lugar invocan el nombre de nuestro Señor Jesucristo, Señor de ellos y nuestro” (1 Cor. 1:1,2).
La lectura de este pasaje, obviamente, deja muy claro que Pablo no estaba escribiendo al cementerio de Corinto, sino a cristianos vivos, consagrados (separados, apartados) para servir a Dios. Estos cristianos estaban “santificados en Cristo” y habían sido “llamados a ser santos”. Los “santos”, son la iglesia de Cristo, la cual invoca el nombre del Señor.

Según el léxico de Thayer la “santificación” es: Santidad. Consagración. Separación de lo profano. Dedicación a Dios. Purificación. Limpieza

El apóstol Pedro escribiendo a cristianos dijo, “Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa…” (1 Ped. 2:9). A estos cristianos, que componen el pueblo santificado del Señor, Dios les dice: “Sed santos, porque yo soy santo” (1 Ped. 1:16).
Con esto último vemos que la santidad no depende solamente de Dios, el hombre tiene algo que hacer para ser “santo” para Dios, y sostener así con Dios una relación espiritual de consagración. Además, por la lectura de estos pasajes, aprendemos que la santidad no es vicaria, sino que es una posesión individual; y, por lo tanto, no puede ser transferida o imputada a otro.

PERO, ¿CÓMO OCURRE LA SANTIFICACIÓN?
Según lo afirmó Cristo, la santificación está relacionada directamente con la palabra de Dios. Él dijo: “Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad” (Jn. 17:17). Y el apóstol Pablo dijo a los efesios, que “la palabra de verdad” es “el evangelio” de salvación (Ef. 1:13; cf. “poder de Dios para salvación”, Rom. 1:16). Por este motivo, luego leemos que la iglesia de Cristo ha sido santificada, es decir, purificada “en el lavamiento del agua por la palabra” (Ef. 5:26).
Entonces, sin el evangelio de Cristo no es posible que alguno llegue a ser “santo”. Por esta razón, todos los que obedecen el evangelio, es decir, los cristianos, tienen como fruto la “santificación” (Rom. 6:22; 1 Tes. 4:7).

Un buen ejemplo para explicar este punto, es lo que sucedió a los corintios. Hay un “antes” y un “después” que podemos ver en ellos, y la diferencia la hizo el Espíritu Santo por medio del evangelio que Pablo les predicó. El apóstol Pablo les dijo:
“…No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios”.
“Y esto erais algunos; mas ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios” (1 Cor. 6:9-11).

Según leemos, en un momento de sus vidas los corintios fueron “lavados”, “justificados” y a la vez “santificados”, y esto ocurrió “por el Espíritu de nuestro Dios” (cf. 2 Tes. 2:13). Entonces, la santificación ocurre al mismo tiempo que la justificación, y por esto, limpiar (del pecado) se usa intercambiablemente con perdonar (1 Jn. 1:7, 9) y perdonar con justificar (Rom. 4:6-8).
Luego, al considerar el registro de la conversión de los corintios en Hechos 18:1-11, aprendemos que el apóstol Pablo usó “la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios” cuando les predicaba a los corintios el evangelio (cf. Ef. 6:17), y debido a esto, luego les dijo, “yo os engendré por medio del evangelio” (1 Cor. 4:15).
En el libro de los Hechos, Lucas registró: “Y Crispo, el principal de la sinagoga, creyó en el Señor con toda su casa; y muchos de los corintios, oyendo, creían y eran bautizados” (Hech. 18:8).
Pero, ¿por qué se bautizaron al creer el evangelio? ¿Cuál es la relación entre el bautismo y la sangre de Cristo? Solamente la sangre de Cristo santifica y lava al pecador (Heb. 9:14; 10:10,29; 13:12), y es en el momento del bautismo cuando el pecador arrepentido entra en el estado de santificación para con Dios, es decir, le es dada la santidad (Apoc. 1:5; Hech. 22:16; Rom. 6:3,4,5,6,19).

CONCLUSIÓN
Hay gran diferencia entre el uso católico y el uso bíblico de la palabra “santo”. Entonces, ¿por qué no creer a la Biblia y dejar la tradición del catolicismo?

Considerando que Dios santifica a todo aquel que obedece el evangelio, y los obedientes llegan a ser santos a Dios y con esperanza de vida eterna, ¿es usted un verdadero cristiano, es decir, un santo?

Entradas populares de este blog

“He aquí, en maldad he sido formado, y en pecado me concibió mi madre” (Sal. 51:5)

¿Cuándo Es Consumado el Matrimonio?

¿Es pecado, y digno de disciplina, el casarse con un incrédulo?

¿QUIÉN ES SABIO Y ENTENDIDO ENTRE VOSOTROS?

La alegría y el privilegio de ser miembro de una iglesia local fiel

Los Diezmos

En el Señor

Matrimonio e inconversos

¿Qué tal si me tomo una cerveza?

¿De qué iglesia eres miembro?