¿Hay diferencia entre el “evangelio” y la “doctrina”?


Por Josué I. Hernández

Algunos hablan de una supuesta “diferencia” entre los términos “evangelio” y “doctrina”. Ellos dicen que el evangelio se predica a los inconversos y que la doctrina se enseña a los cristianos. Su argumentación hace una diferencia que Dios no hace; y la consecuencia es una predicación bien acotada, restringida, de lo que se cree que es el evangelio a diferencia de lo que se cree que es la doctrina. Así, pues, se evitan enseñar temas considerados doctrinales pues sólo serán necesarios para los cristianos, a diferencia del evangelio que es necesario sólo para los perdidos.
Esto es peligroso. Hacer diferencias que Dios no hace es: Añadir a su palabra (Deut. 4:2; 12:32; Apoc. 22:18), pensar más de lo que está escrito (1 Cor. 4:6), trazar mal la palabra de verdad (2 Tim. 2:15), no hablar conforme a las palabras de Dios (1 Ped. 4:11), y torcer las Escrituras (2 Ped. 3:16).
Pero, ¿cuál fue la comprensión que los hombres inspirados y demás cristianos primitivos tenían sobre lo que se ha de enseñar y predicar? El evangelio, la fe, la verdad, la palabra de Dios y la doctrina, han de ser predicados y enseñados al mundo y a la iglesia. El Nuevo Testamento no hace distinción técnica entre estos términos descriptivos.

Predicado y enseñado Al mundo A la iglesia
El evangelio Mar. 16:15,16 Rom. 1:15
La fe Hech. 6:7 Jud. 3
La verdad 1 Ped. 1:22 Ef. 4:15
La palabra de Dios Ef. 1:13; Stgo. 1:18 2 Tim. 4:2; Stgo. 1:21
La doctrina Rom. 6:17 Tito 2:1

Los términos “evangelio” y “doctrina” son usados intercambiablemente en el Nuevo Testamento, y ambos deben ser predicados y enseñados tanto al mundo como a la iglesia.

El evangelio predicado a la iglesia La doctrina enseñada al mundo
Gal. 2:2 Rom. 6:17,18
Gal. 2:14 Hech. 5:21,28
1 Cor. 15:1,2 Hech. 13:6,7,12
Fil. 1:27 Heb. 6:1,2

No hay distinción entre “evangelio” y “doctrina”. Por esto, no nos sorprende leer que los romanos habían obedecido el patrón de doctrina dispuesto por Dios para su salvación (Rom. 6:17,18), el cual es “la fe” (Rom. 1:5), “el evangelio” (Rom. 1:16), “la palabra de verdad” (Ef. 1:13), es decir, “la sana doctrina” (cf. 1 Tim. 1:10), “la forma de las sanas palabras” (2 Tim. 1:13).

Debido a lo anterior, leemos en Hechos que los santos fieles predicaban “la palabra de Dios” (Hech. 13:7), es decir, “la fe” (v.8), “la doctrina del Señor” (v.12), el “evangelio de la gracia de Dios” (Hech. 20:24), el cual es “la palabra de su gracia” (Hech. 20:32).

Entradas populares de este blog

“He aquí, en maldad he sido formado, y en pecado me concibió mi madre” (Sal. 51:5)

¿Cuándo Es Consumado el Matrimonio?

¿Es pecado, y digno de disciplina, el casarse con un incrédulo?

¿QUIÉN ES SABIO Y ENTENDIDO ENTRE VOSOTROS?

La alegría y el privilegio de ser miembro de una iglesia local fiel

¿Qué tal si me tomo una cerveza?

En el Señor

Los Diezmos

¿De qué iglesia eres miembro?

¿Puede un pecador inconverso orar a Dios para ser oído y hallar respuesta de él?