El peligro del entretenimiento


Por Josué I. Hernández


El entretenimiento es definido como: “1. Acción y efecto de entretener.  2. Cosa para entretener o divertir”.  Entretener es definido de la siguiente manera: 1. Distraer impidiendo hacer algo.  2. Divertir, recrear el ánimo de uno: entretener a los niños” (Larousse). Por su parte,el espectáculo es definido como “Cualquier acción que se ejecuta en público para divertir o recrear” (Ibíd.)

Nuestra sociedad está saturada de espectáculos y entretenimiento: cine, televisión, música, internet, deportes, parques, centros comerciales, restaurantes, tours de vacaciones, etc. Incluso en un momento de dificultades económicas e incertidumbre general, la población está pagando miles de millones al año para alcanzar la tan anhelada diversión.
Ahora bien, mientras que el entretenimiento ocasional puede ser beneficioso y saludable, tenemos que dejar que nuestro consumo de entretenimiento esté sometido a las Sagradas Escrituras.
         Por lo tanto, al evaluar nuestro consumo de entretenimiento, deberíamos hacernos algunas preguntas cruciales:


¿Nuestro entretenimiento estorba  nuestra asistencia a las reuniones?

El escritor de Hebreos hizo hincapié en la importancia de congregarnos: “no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca” (Heb. 10:25).
Si bien pueden existir algunas circunstancias que impiden el asistir a los servicios de reunión (por ejemplo, la enfermedad), la elección de estar ausente de la asamblea por elegir algúnentretenimiento (partido de futbol, película, picnic, etc.), es una desconsideración grave de las cosas del Señor, un menosprecio de lo espiritual por lo material, un acto de sensualidad similar al de Esaú, “que por una sola comida vendió su primogenitura” (Heb. 12:16).


¿Nuestro entretenimiento estorba  nuestro tiempo para estudiar la Biblia?

El estudio de la Biblia no está limitado a las reuniones de la iglesia. El estudio de las Sagradas Escrituras es una responsabilidad individual. Pablo le dijo a Timoteo: “Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad” (2 Tim. 2:15). Así, pues, Timoteo sentaría el ejemplo de la importancia de estar siempre “empapado” de las Escrituras.
Todos los cristianos han de crecer hasta la madurez (Heb. 5:14) desarrollando la capacidad de “presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros” (1 Ped. 3:15).  Pero, esto sólo ocurre cuando nos tomamos eltiempo de estudiar las Escrituras personalmente, siguiendo el ejemplo de aquellos de Berea, quienes “recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así” (Hech. 17:11). No podemos ignorar nuestra gran necesidad de estudiar la Biblia desechando cualquier cosa que nos aleje de ella.


¿Nuestro entretenimiento estorba  nuestras responsabilidades familiares?

Los maridos y las esposas tienen responsabilidades graves (Ef. 5:22-29, 1 Cor. 7:3-5).  Los padres tienen responsabilidades para con sus hijos (Ef. 6:4; Tit. 2:4-5). Los hijos tienen responsabilidades para con sus padres (Ef. 6:1-3; 1 Tim. 5:4,16). No podemos permitir que la búsqueda de entretenimiento nos haga descuidar las responsabilidades familiares dadas por Dios.


¿Nuestro entretenimiento estorba  nuestro trabajo?

Dios nos ha dado la responsabilidad y la bendición de trabajar para sostenernos (2 Tes. 3:7-10), para ofrendar cada domingo (1 Cor. 16:1-2), para ser de bendición a nuestras familias (1 Tim. 5:8) y para ayudar a los necesitados (Ef. 4:28). Esto significa que no debemos trabajar solamente por lo menos posible buscando maximizar el tiempo de entretenimiento personal. Tal cosa sería egoísmo.


¿Es nuestro entretenimiento sano?

David escribió: “No pondré cosa indigna delante de mis ojos; aborrezco la obra de los que se desvían; no se aferrará a mí” (Sal. 101:3, LBLA). Pablo les dijo a los hermanos de Filipos: “Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo digno, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo honorable, si hay alguna virtud o algo que merece elogio, en esto meditad” (Fil. 4:8, LBLA).
Gran parte del entretenimiento de la actualidad está lleno de toda clase de inmoralidad y maldad.  No debemos tomar de las cosas que según Dios “ni siquiera se mencionen entre vosotros” (Ef. 5:3). Tales cosas no son entretenimiento sano.


¿Es nuestro entretenimiento una pérdida de tiempo?

Pablo escribió: “Mirad, pues, con diligencia cómo andéis, no como necios sino como sabios, aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos” (Ef. 5:15-16). Debemos preguntarnos: ¿Es prudente pasar semejante cantidad de tiempo procurando entretenernos?  Recuérdese que Pablo advirtió del peligro de aprender a ser ociosos e ir en pos de Satanás (1 Tim. 5:13-15).


¿Es nuestro entretenimiento una pérdida de dinero?

Las Escrituras enseñan que podemos usar nuestro dinero como mejor nos parezca (Hech. 5:4). Así, pues, la elección para comprar un boleto ocasional a un evento deportivo o película puede estar bien. Pero, debemos evaluar nuestros gastos para asegurarnos de que estamos siendo buenos administradores de las bendiciones de Dios.
Gastar dinero en algún entretenimiento no es una necesidad, es un lujo. Si hemos sido bendecidos con los recursos económicos para entretenernos ocasionalmente, también debemos prestar atención a las siguientes instrucciones: “Que hagan bien, que sean ricos en buenas obras, dadivosos, generosos” (1 Tim. 6:18). “Ni plata ni oro ni vestido de nadie he codiciado. Antes vosotros sabéis que para lo que me ha sido necesario a mí y a los que están conmigo, estas manos me han servido.  En todo os he enseñado que, trabajando así, se debe ayudar a los necesitados, y recordar las palabras del Señor Jesús, que dijo: Más bienaventurado es dar que recibir” (Hech. 20:33-35)
No, no está mal gastar algún dinero en el entretenimiento. Pero, si somos capaces de hacerlo, también debemos estar buscando maneras de hacer el bien a todos, usando el dinero que Dios nos ha dado (Gal. 6:10).


¿Es el entretenimiento nuestro ídolo?

El apóstol Juan cerró su primera epístola con estas palabras: “Hijitos, guardaos de los ídolos. Amén” (1 Jn. 5:21).
Un ídolo no sólo es una imagen de madera o de piedra. Un ídolo es cualquier cosa a la que nos dedicamos por encima de nuestra devoción a Dios. Para algunos, incluso, el entretenimientoentre cristianos se ha convertido en el objeto de su devoción.


Conclusión

Debemos abrir las Sagradas Escrituras y examinarnos a nosotros mismos (2 Cor. 13:05) y la clase de entretenimiento que hemos elegido (1 Tes. 5:21).

Cristo dijo: “Por tanto, si tu ojo derecho te es ocasión de caer, sácalo, y échalo de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno. Y si tu mano derecha te es ocasión de caer, córtala, y échala de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno” (Mat. 5:29-30).
El punto de Jesucristo es que debemos estar dispuestos a renunciar a todo lo que se convierte en una piedra de tropiezo y nos impide servir libremente a Dios.

Si nuestras opciones de entretenimiento están obstaculizando nuestro servicio a Dios, tenemos que estar dispuestos a renunciar a ellas por el bien de nuestras almas. Por otro lado, si nuestras opciones de entretenimiento están en línea con los principios bíblicos mencionados anteriormente, entonces vamos a estar velando para asegurarnos de que se mantengan en su lugar, para que Dios y su divina voluntad siempre tengan prioridad en nuestras vidas.


Entradas populares de este blog

“He aquí, en maldad he sido formado, y en pecado me concibió mi madre” (Sal. 51:5)

¿Cuándo Es Consumado el Matrimonio?

¿Es pecado, y digno de disciplina, el casarse con un incrédulo?

¿QUIÉN ES SABIO Y ENTENDIDO ENTRE VOSOTROS?

La alegría y el privilegio de ser miembro de una iglesia local fiel

¿Qué tal si me tomo una cerveza?

En el Señor

Los Diezmos

¿De qué iglesia eres miembro?

¿Puede un pecador inconverso orar a Dios para ser oído y hallar respuesta de él?