Actualmente, buscar a Dios es como ir a un Mall


Por Josué I. Hernández


         Buscar a Dios es como ir a un Mall. Hay todo tipo de tiendas, y todo tipo de productos. A algunas personas les gustan las tiendas especializadas, otros buscan las ofertas. Cada cual se dirige hacia lo que le gusta. Los clientes son reacios, y por lo tanto, hay que potenciar la publicidad con toda suerte de ingenio que capte la atención. Si no, cambiar el formato, o estilo, de la adoración. Todo esto porque para las “iglesias” el evangelio no es el poder de Dios para salvación (Rom. 1:16).
         El problema ya no son la música al estilo del espectáculo, oradores motivacionales, y un sinnúmero de actividades recreativas. Las denominaciones están perdiendo membresía, y por lo tanto, incluso, están dispuestos a renunciar a su pervertido “plan de salvación” y convicciones más básicas y transversales. La recreación y entretenimiento están a la vanguardia, y la palabra de Dios es insuficiente. Así, pues, cuando alguno quiere buscar a Dios, el mercado de la religión se presenta ante sus ojos como un Mall.

         Como pueblo de Dios tenemos que cuidarnos de la tentación del diablo. No podemos pensar que debido a números estancados podemos imitar a las denominaciones. El pueblo de Dios no debe imitar a los del mundo (cf. 1 Sam. 8:5,20). Nuestro deber sigue siendo predicar la verdad (1 Tim. 3:15). Algunos vendrán a la luz para ser salvos (Jn. 3:19-21; Mat. 7:13,14). No hay otra forma de salvación para los pecadores (Rom. 6:17; 1 Ped. 1:22).
         El culto a Dios no es como ir a un Mall (Hech. 2:42; 20:7; Ef. 5:19; Col. 3:16). Cuando leemos nuestras Biblias, aprendemos que en todas partes, y en todas las iglesias, se predicó y practicó lo mismo (1 Cor. 4:17). Nunca un apóstol de Cristo enseñó que cada cual adorase a Dios según su gusto o inclinación. Nunca los cristianos eligieron la manera de servir a Dios. Ellos sabían que sólo hay un evangelio, y cualquier otra cosa es pecado (Gal. 1:6-9).


         Que adoremos a Dios en espíritu y en verdad (Jn. 4:23,24). Manteniendo la convicción de que el evangelio no denominacional de Cristo, traerá al reino a buenos y honestos corazones (Jn. 6:44,45).

Entradas populares de este blog

“He aquí, en maldad he sido formado, y en pecado me concibió mi madre” (Sal. 51:5)

¿Cuándo Es Consumado el Matrimonio?

¿Es pecado, y digno de disciplina, el casarse con un incrédulo?

¿QUIÉN ES SABIO Y ENTENDIDO ENTRE VOSOTROS?

La alegría y el privilegio de ser miembro de una iglesia local fiel

Los Diezmos

En el Señor

Matrimonio e inconversos

¿Qué tal si me tomo una cerveza?

¿De qué iglesia eres miembro?