Columna y Baluarte de la Verdad


Por Josué I. Hernández


“para que si tardo, sepas cómo debes conducirte en la casa de Dios, que es la iglesia del Dios viviente, columna y baluarte de la verdad” (1 Tim. 3:15).

         La iglesia local es el instrumento de Dios para sostener la verdad en alto en un mundo de mentiras. Es la “base” o “soporte” de la verdad. Es decir, la iglesia local es el apoyo que sostiene y estabiliza la estructura del evangelio de cualquier empuje externo que pretenda derribarlo.
         Todo cristiano fiel reconoce que ha sido salvo por la verdad, y está, por lo tanto, plenamente comprometido a sostenerla (cf. 1 Ped. 1:22; Sant. 1:18; Jn. 8:32). Debido a lo anterior, el cristiano sigue la verdad (Ef. 4:15), piensa en la verdad (1 Cor. 4:6; Fil. 4:8) y habla conforme a la verdad (1 Ped. 4:11).
         Una iglesia local, en síntesis, es un grupo de cristianos organizados y comprometidos a ser un “baluarte de la verdad” en determinada localidad. Los ancianos, diáconos, predicadores, y todos los miembros, están puestos para apoyar la verdad, en palabra y obra (Tit. 1:9; 1 Tim. 3:9; 2 Tim. 4:2; 2:2). No obstante, si la iglesia local deja de ser baluarte de la verdad, ya no estará cumpliendo su misión, y la obra de Cristo sufrirá. Si la base de soporte se desmorona, la verdad sufrirá aquel colapso. Tal cosa sucedió con el paso de los años con las iglesias del primer siglo, de las cuales leemos en el Nuevo Testamento. En todo el mundo mediterráneo iglesias de Cristo fueron establecidas, pero, ¿dónde están hoy?

         No hay duda alguna de que la verdad es asaltada constantemente por el diablo. El mundo que nos rodea está lleno de inmoralidad y error. Toda suerte de injusticia e impiedad está prosperando social y políticamente. La fornicación es motivo de broma y hasta de alabanza. El materialismo infesta nuestra sociedad como una plaga. La verdad es burlada y despreciada. El vestir modestamente es difamado. El lenguaje puro es ridiculizado. Sería fácil para nosotros, los miembros de una iglesia de Cristo, el desmoronarnos frente a tanto ataque directo e indirecto del diablo.

         Lamentablemente, algunos que se suponía que debían apoyar la verdad, han cedido. Fueron atraídos por el engaño del pecado. Ya no están firmes en la fe. En lugar de ser inamovibles, fueron sacudidos de un lado a otro, y sucumbieron frente al bombardeo de Satanás. La causa de Cristo ha sufrido mucho por tales acciones.


         Que cada cristiano esté determinado, junto con los demás santos locales, a permanecer firmes en la fe, inamovibles frente al ataque de Satanás. Como dijo el apóstol Pablo: “Por tanto, mis amados hermanos, estad firmes, constantes, abundando siempre en la obra del Señor, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano” (1 Cor. 15:58, LBLA).

Entradas populares de este blog

“He aquí, en maldad he sido formado, y en pecado me concibió mi madre” (Sal. 51:5)

¿Cuándo Es Consumado el Matrimonio?

¿Es pecado, y digno de disciplina, el casarse con un incrédulo?

¿QUIÉN ES SABIO Y ENTENDIDO ENTRE VOSOTROS?

La alegría y el privilegio de ser miembro de una iglesia local fiel

Los Diezmos

En el Señor

Matrimonio e inconversos

¿Qué tal si me tomo una cerveza?

¿De qué iglesia eres miembro?