Dios nos advierte


Por Josué I. Hernández


“Y Jehová el Dios de sus padres envió constantemente palabra a ellos por medio de sus mensajeros, porque él tenía misericordia de su pueblo y de su habitación. Mas ellos hacían escarnio de los mensajeros de Dios, y menospreciaban sus palabras, burlándose de sus profetas, hasta que subió la ira de Jehová contra su pueblo, y no hubo ya remedio” (2 Cron. 36:15,16).

         El pasaje anterior debiera causarnos escalofríos. Los israelitas fueron diezmados por sus enemigos. Sufrieron horriblemente debido al hambre y la guerra, además del propio cautiverio. Sedequías se vio obligado a presenciar la muerte de sus hijos antes de que le arrancaran los ojos (2 Rey. 25:7). ¿Qué ocasionaría en usted presenciar la muerte de sus hijos antes de perder la vista de tal manera? ¿No cree que tal acontecimiento dejaría una imagen marcada a fuego en su mente de por vida?
         El sufrimiento y el dolor experimentado por los judíos no ocurrió debido a la injusticia de una nación pecadora que los sometió. Ellos estaban enfrentando la ira del Dios Todopoderoso. La ira de Dios cayó sobre ellos, y ya no estaba contenida como en tiempos pasados. Sin embargo, Dios no derramó toda su ira sobre ellos para aniquilarles de la faz de la tierra.
         Con tales consideraciones, preguntamos, ¿ha cambiado la naturaleza de Dios? ¿Ya no tiene Dios una ley por la cual espera que los hombres vivan? ¿No le importan a Dios nuestras acciones? ¿Dios ya no está airado por el pecado de sus enemigos?

         Nuestra sociedad está saturada de pecado, como el antiguo Israel lo estuvo. La mayoría no practica la idolatría como antaño. Sin embargo, la idolatría abunda. Multitudes continúan adorando el placer, el dinero, y el poder.
         Si esperamos escapar de la ira de Dios, estamos profundamente equivocados. Debemos arrepentirnos, y hacerlo hoy mismo. Dios manda a todos que se arrepientan (Hech. 17:30,31). No obstante, aunque el pueblo de Dios está viviendo rectamente, no puede esperar escapar del dolor y el sufrimiento. Debemos recordar a tantos judíos buenos del Antiguo Testamento, que sufrieron por las consecuencias del pecado de la mayoría que les rodeaba. A pesar de esto último, ciertamente, todos los santos fieles escaparán del gran día de la ira de Dios, en el cual todos los que no obedecieron el evangelio padecerán la pena de una eterna perdición (2 Tes. 1:8,9).


         Dios nos está advirtiendo mediante su palabra predicada, el evangelio de salvación. Él continúa usando a su pueblo para advertirnos. ¿Estamos oyendo la voz de Dios?

Entradas populares de este blog

“He aquí, en maldad he sido formado, y en pecado me concibió mi madre” (Sal. 51:5)

¿Cuándo Es Consumado el Matrimonio?

Encuentros y series para jóvenes, damas y varones organizados por alguna iglesia local

¿Somos salvos solamente por la fe?

¿Es pecado, y digno de disciplina, el casarse con un incrédulo?

¿Qué tal si me tomo una cerveza?

Los Diezmos

¿Por qué fue desechado Caín y su ofrenda?

¿INVESTIGAR O PREDICAR?

Las cuatro “C” de la predicación eficaz