Ellos oirán


Sabed, pues, que a los gentiles es enviada esta salvación de Dios; y ellos oirán (Hech. 28:28).

Por Josué I. Hernández


Cuando Pablo estuvo en prisión en Roma, tuvo la oportunidad de enseñar a los judíos de esa gran ciudad (Hech. 28:17-23). Algunos fueron persuadidos, otros no (28:24). Sin embargo, discutieron entre sí por el desacuerdo, sin que ninguno obedeciera (28:25). Antes de que partieran, Pablo les aplicó la profecía del profeta Isaías, señalándoles como gente de duro corazón (28:25-27) y concluyó su amonestación diciendo, Sabed, pues, que a los gentiles es enviada esta salvación de Dios; y ellos oirán (Hech. 28:28).
La mayoría, y quizá todos los lectores de este breve artículo, son gentiles. Entonces, amigo lector, ¿estás entre aquellos de quienes dijo el apóstol Pablo, “ellos oirán”? ¿O eres como aquellos judíos obstinados y endurecidos de corazón para con el evangelio de Cristo?
La salvación que Dios ha provisto ha sido extendida para todos. Esta salvación fue predicada por Pablo, Pedro, y los demás apóstoles. Esta misma salvación sigue disponible hoy.

Todos deben aprender que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, el Salvador del mundo, y no hay otro (Hech. 4:12; 9:22). Todos los pecadores deben arrepentirse de su maldad (Hech. 3:19; 17:30) para luego bautizarse para el perdón de sus pecados (Hech. 19:5; 2:38; 22:16) y ser miembros de la iglesia que Cristo estableció (Mat. 16:18; Hech. 2:47; 28:23).


Entradas populares de este blog

“He aquí, en maldad he sido formado, y en pecado me concibió mi madre” (Sal. 51:5)

¿Cuándo Es Consumado el Matrimonio?

¿Es pecado, y digno de disciplina, el casarse con un incrédulo?

¿Qué tal si me tomo una cerveza?

¿QUIÉN ES SABIO Y ENTENDIDO ENTRE VOSOTROS?

Los Diezmos

¿De qué iglesia eres miembro?

La alegría y el privilegio de ser miembro de una iglesia local fiel

En el Señor

¿Puede un pecador inconverso orar a Dios para ser oído y hallar respuesta de él?