El pecado es un reproche


Por Josué I. Hernández 


Cada día podemos contemplar la sabiduría del escritor de Proverbios, cuando él dijo por el Espíritu, “La justicia engrandece a la nación, pero el pecado es afrenta para los pueblos” (Prov. 14:34, LBLA). En consideración del ambiente general en el cual vivimos, como nación somos un oprobio para Dios.
La población general es una vergüenza a la luz de lo que Dios dice Dios acerca del pecado (cf. Gal. 5:19-21). Sin embargo, como en el tiempo de Jeremías, también sucede hoy: “¿Se han avergonzado de haber hecho abominación? Ciertamente no se han avergonzado, ni aun saben tener vergüenza; por tanto, caerán entre los que caigan; cuando los castigue caerán, dice Jehová” (Jer. 6:15).
No podemos separar a la persona de sus acciones. Nadie puede ser bueno si no se avergüenza y se arrepiente. No obstante, comúnmente exigimos tolerancia. Todo para quedarnos cómodos en nuestros pecados. Mientras tanto, la inmoralidad, el dolor, y la ruina continúan su avance.
Si nuestra nación no abandona su mal camino, está perdida. Dios no nos soportará para siempre. Dios es el Juez del mundo; condenó a Sodoma y Gomorra, a Israel y Judá, y a muchos otros pueblos por su inmoralidad y comportamiento desvergonzado. Y si nuestra sociedad aún no es tan corrupta como aquellas, parece muy cercana a serlo.

Nuestro deber como hijos de Dios es actuar como sal y luz (Mat. 5:13-16). Somos los que ayudaremos a preservar a nuestra nación para el futuro. Nosotros somos los que brillan la luz de la verdad en medio de la oscuridad. Si no somos nosotros, entonces nadie lo será. Somos la última esperanza de nuestra nación.

Entradas populares de este blog

¿Es pecado, y digno de disciplina, el casarse con un incrédulo?

¿Cuándo Es Consumado el Matrimonio?

“He aquí, en maldad he sido formado, y en pecado me concibió mi madre” (Sal. 51:5)

¿QUIÉN ES SABIO Y ENTENDIDO ENTRE VOSOTROS?

La alegría y el privilegio de ser miembro de una iglesia local fiel

Matrimonio e inconversos

En el Señor

¿Qué tal si me tomo una cerveza?

Las clases bíblicas organizadas por la iglesia

Dejar, renunciar y corregir el pecado público