Nada trajimos, nada llevaremos


Por Josué I. Hernández


El apóstol Pablo dijo: “Pero gran ganancia es la piedad acompañada de contentamiento; porque nada hemos traído a este mundo, y sin duda nada podremos sacar” (1 Tim. 6:6,7). En el contexto, él está discutiendo acerca de las cosas materiales, la necesidad del contentamiento con lo que poseemos, y las trampas por amar el dinero (1 Tim. 6:6-10).
Así como no trajimos nada al mundo, nada nos llevaremos. Entonces, todas las posesiones que nos rodean y distraen, son básicamente eso, una distracción de lo que realmente importa. Ciertamente, debemos ser responsables y trabajar duro, para proveer para nuestra familia (1 Tes. 4:11,12; 1 Tim. 5:8) y ayudar a los necesitados (Ef. 4:28). Sin embargo, nada material nos llevaremos de este mundo con nosotros, o sobrevivirá más allá, en la eternidad (cf. 2 Ped. 3:10-12).
Entonces, ¿cuál debe ser nuestra prioridad? Lo único no material que teníamos al comenzar a existir en este mundo fue nuestra alma, o espíritu, es decir, la persona interior (2 Cor. 4:16; Sant. 2:26). Nuestro propio cuerpo es temporal, y de este mundo. Por lo tanto, nuestro enfoque debe ser espiritual, ya que al partir de este mundo, todo quedará atrás, y sólo nuestra persona interior enfrentará la eternidad con un cuerpo preparado para esto (1 Cor. 15:35-49).

Cristo dijo: “Porque ¿qué aprovechará al hombre, si ganare todo el mundo, y perdiere su alma? ¿O qué recompensa dará el hombre por su alma?” (Mat. 16:26).

Entradas populares de este blog

¿Es pecado, y digno de disciplina, el casarse con un incrédulo?

¿Cuándo Es Consumado el Matrimonio?

“He aquí, en maldad he sido formado, y en pecado me concibió mi madre” (Sal. 51:5)

¿QUIÉN ES SABIO Y ENTENDIDO ENTRE VOSOTROS?

La alegría y el privilegio de ser miembro de una iglesia local fiel

Matrimonio e inconversos

En el Señor

¿Qué tal si me tomo una cerveza?

Las clases bíblicas organizadas por la iglesia

Dejar, renunciar y corregir el pecado público