Lecciones en Josué 1:8


Por Josué I. Hernández


Dios dijo a Josué “Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien” (Jos. 1:8). Hay muchas lecciones y bendiciones para nosotros en este versículo. Veamos:

“este libro de la ley” – La palabra de Dios es de vital importancia. Dios es su autor (2 Tim. 3:16,17). Debemos tenerla a mano, es nuestra responsabilidad (cf. Deut. 6:6-9).
“Nunca se apartará de tu boca” – La palabra de Dios debe abundar en nuestro corazón, y así podremos hablar conforme a ella (cf. Sal. 19:14; Mat. 12:35; 1 Ped. 4:11). La palabra de Cristo debe morar en abundancia en nosotros (Col. 3:16).
“meditarás en él” – A Dios le importa lo que pensamos (cf. Fil. 4:8; 1 Cor. 4:6). Debemos hacer más que simplemente leer la palabra de Dios, debemos meditar en ella diligentemente (cf. Sal. 1:2; 119:11).
“de día y de noche” – Debemos estudiar la palabra de Dios, y meditar en ella, mucho más que “los días de reunión de la iglesia”.
“para que guardes y hagas” – La razón del mandamiento es práctica. La lectura y la meditación en la palabra de Dios cambiarán nuestro proceder. Dios quiere que pongamos en práctica sus mandamientos (1 Jn. 5:3). Leyendo la Biblia y meditando en ella, nuestra vida será renovada (2 Cor. 5:17).
“todo lo que en él está escrito” – No podemos escoger lo que queremos obedecer, enfatizando ciertos mandamientos en desmedro de otros. Debemos obedecer toda la voluntad de Dios (cf. Mat. 7:21-23; Col. 3:17,23).
“porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien” – Cuando hacemos la voluntad de Dios, la voluntad de Dios nos prosperará (Is. 55:10,11). Seremos bendecidos por la obediencia a la palabra de Dios (cf. Sal. 1:3; 1 Tim. 4:8,15).

         El estudio de la palabra de Dios es de suma importancia en nuestro diario vivir. Pero, ¿estudiamos la Escritura como debiéramos? Una catástrofe se aproxima cuando nos olvidamos de buscar a Dios en su palabra: “Mi pueblo fue destruido, porque le faltó conocimiento…” (Os. 4:6).

         Que no sea así con nosotros. Tenemos el tiempo, y la oportunidad, para buscar lo más importante en la palabra de Cristo: “Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas” (Mat. 6:33).

Entradas populares de este blog

“He aquí, en maldad he sido formado, y en pecado me concibió mi madre” (Sal. 51:5)

¿Cuándo Es Consumado el Matrimonio?

¿Es pecado, y digno de disciplina, el casarse con un incrédulo?

¿QUIÉN ES SABIO Y ENTENDIDO ENTRE VOSOTROS?

La alegría y el privilegio de ser miembro de una iglesia local fiel

¿Qué tal si me tomo una cerveza?

En el Señor

Los Diezmos

¿De qué iglesia eres miembro?

¿Puede un pecador inconverso orar a Dios para ser oído y hallar respuesta de él?