Paciencia… ¡Cuánto la necesitamos!


Por Josué I. Hernández


         Creo que todos podemos estar de acuerdo con esto. Necesitamos paciencia, siempre, todos los días, ya sea que seamos padres, empleados, propietarios, amigos, o incluso, niños. Necesitamos paciencia.
         Santiago nos anima en este asunto con tres ejemplos: “Por tanto, hermanos, tened paciencia hasta la venida del Señor. Mirad cómo el labrador espera el precioso fruto de la tierra, aguardando con paciencia hasta que reciba la lluvia temprana y la tardía. Tened también vosotros paciencia, y afirmad vuestros corazones; porque la venida del Señor se acerca. Hermanos, no os quejéis unos contra otros, para que no seáis condenados; he aquí, el juez está delante de la puerta. Hermanos míos, tomad como ejemplo de aflicción y de paciencia a los profetas que hablaron en nombre del Señor. He aquí, tenemos por bienaventurados a los que sufren. Habéis oído de la paciencia de Job, y habéis visto el fin del Señor, que el Señor es muy misericordioso y compasivo” (Sant. 5:7-11, énfasis mío).
        
El agricultor, representa los desafíos que enfrentamos en la vida cotidiana. Prepara y siembra, y espera una buena temporada. Él sabe que debe esperar, dependiendo en gran medida de la bendición del Señor para una buena cosecha.
Todos debemos ser como el agricultor. Aunque la mayoría de las cosas que nos rodean no las podemos controlar, debemos dar nuestro mayor esfuerzo en el diario vivir, cumplir el trabajo, y confiar el futuro a Dios.

         Los profetas son un ejemplo de sufrimiento por la verdad, debido a la persecución. Ellos predicaban con amor y firmeza al pueblo, y fueron odiados por esto. Sin embargo, los profetas continuaron exponiendo la verdad, y pusieron su esperanza en Dios. Cuando nos fijamos en ellos, y en todo lo que soportaron, y como perseveraron hasta el amargo final, los admiramos.
Aquellos que desean vivir piadosamente en Cristo, serán rechazados (2 Tim. 3:12), y los que desmayen en el día de la tribulación no serán aprobados. Más bien, los perseveren en lo bueno, a pesar de la persecución, serán aprobados y bendecidos. Debemos poner nuestra fe en Dios mientras sufrimos por su causa, esto nos proporcionará la paciencia.

         Job se destaca como alguien que soportó duras dificultades en la vida. Perdió sus posesiones, su familia, y por último, su salud. El apoyo de su esposa y amigos era inexistente. Aun así, Job se entregó en las manos de Dios.
Vamos a sufrir la pérdida, de bienes materiales, de seres queridos, e incluso, del bienestar físico. Es más, sufriremos la pérdida del apoyo moral. En esos momentos, nuestra paciencia será severamente probada. Sin embargo, al igual que Job, podremos salir adelante con el poder de Dios. ¿Podría usted decir que ha sufrido como Job? Yo no.

         Cuando ataque Satanás, suceda lo que sucediere, aunque perdamos todo lo que amamos y por lo que hemos trabajado con tanto empeño, si nuestra fe está anclada en Dios, habrá bendiciones del Todopoderoso. A él sea la gloria.


         Para asegurar las bendiciones divinas, debemos obedecer el evangelio (cf. Rom. 2:8; 10:16), de esta manera, por la paciencia y la consolación de las Escrituras tendremos esperanza (Rom. 15:4). ¿Ha obedecido usted el evangelio?

Entradas populares de este blog

¿Es pecado, y digno de disciplina, el casarse con un incrédulo?

¿Cuándo Es Consumado el Matrimonio?

“He aquí, en maldad he sido formado, y en pecado me concibió mi madre” (Sal. 51:5)

¿QUIÉN ES SABIO Y ENTENDIDO ENTRE VOSOTROS?

La alegría y el privilegio de ser miembro de una iglesia local fiel

Matrimonio e inconversos

En el Señor

¿Qué tal si me tomo una cerveza?

Las clases bíblicas organizadas por la iglesia

Dejar, renunciar y corregir el pecado público