¿Qué diría el apóstol Pablo?


Por Josué I. Hernández


         El apóstol Pablo, inspirado por el Espíritu Santo, dijo: “Guardaos de los perros, guardaos de los malos obreros, guardaos de los mutiladores del cuerpo” (Fil. 3:2). Si Pablo escribió esto acerca de personas que creían en Cristo pero enseñaban la circuncisión, ¿qué diría de los musulmanes que niegan a Cristo y enseñan el error de Mahoma? ¿Qué diría de Pablo, acerca de los líderes denominacionales que enseñan tanto error doctrinal acerca de Cristo?
         Pablo también dijo: “¡Oh, lleno de todo engaño y de toda maldad, hijo del diablo, enemigo de toda justicia! ¿No cesarás de trastornar los caminos rectos del Señor?” (Hech. 13:10). Si el apóstol dijo esto acerca de un falso profeta que resistió la fe, ¿qué diría de Mahoma y tantos otros falsos profetas denominacionales que se oponen a Cristo y que resisten la fe?

         Si no es la verdad (Jn. 8:32) es error, y todo error doctrinal condenará las almas al infierno (2 Tes. 2:10).

Que estemos preparados para rechazar el error y mantenernos firmes en la verdad de Cristo, recordando que Pablo también dijo: “Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente. No que haya otro, sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo. Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema. Como antes hemos dicho, también ahora lo repito: Si alguno os predica diferente evangelio del que habéis recibido, sea anatema” (Gal. 1:6-9).

Entradas populares de este blog

“He aquí, en maldad he sido formado, y en pecado me concibió mi madre” (Sal. 51:5)

¿Cuándo Es Consumado el Matrimonio?

Encuentros y series para jóvenes, damas y varones organizados por alguna iglesia local

¿Somos salvos solamente por la fe?

¿Es pecado, y digno de disciplina, el casarse con un incrédulo?

¿Qué tal si me tomo una cerveza?

Los Diezmos

¿Por qué fue desechado Caín y su ofrenda?

¿INVESTIGAR O PREDICAR?

Las cuatro “C” de la predicación eficaz