El error de simplificar demasiado la enseñanza


Por Josué I. Hernández


            Uno de los errores más comunes cometidos por maestros de Biblia y estudiantes en general, es la simplificación excesiva a la hora de exponer la palabra de Dios. Procurando evitar tecnicismos y confusiones ellos caen en el extremo de simplificar la enseñanza al punto del error.
Obviamente, todo maestro de Biblia debe ser claro, preciso, y conciso, al explicar el sentido de las sagradas Escrituras. Sin embargo, algunos van demasiado lejos en sus esfuerzos por simplificar determinados pasajes y temas. Su esfuerzo por simplificar cierto concepto o pasaje bíblico, sólo deja alguna información superficial, muchas veces prejuiciada, y quita toda la información vital del texto sagrado. Esta exégesis simplista reduce el significado del pasaje más allá de lo que el texto dice o permite, ignorando el contexto, el significado de las palabras, y quitando la información necesaria de la revelación de Dios en honor de la “simplicidad”.
A pesar de que las motivaciones de los maestros simplificadores pueden ser buenas, y nobles. Su proceder es peligroso y equivocado. Nada puede justificar la alteración de la revelación divina disminuyendo la fuerza y sentido de ésta (cf. Deut. 4:2; 12:32; Gal. 1:6-9; Apoc. 22:18,19). Dios prohíbe el añadir, quitar, o modificar, de su palabra. Simplemente no hay razón que justifique restar el sentido de la revelación escrita para hacer más sencillo un pasaje de la misma. “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil…” (2 Tim. 3:16,17). La simplificación que modifica el sentido de la sagrada Escritura, es una acción por falta de fe en el poder del evangelio (Rom. 1:16) la palabra de verdad que logra el cambio que Dios requiere (Ef. 1:13; 1 Tes. 2:13).

Un pasaje usado para respaldar la simplificación excesiva de la sagrada Escritura es 2 Corintios 11:3, donde Pablo habló de “la sencillez y pureza que es en Cristo” (VM). No obstante, Pablo no dijo que la interpretación de la revelación divina siempre es sencilla y fácil, y que la exposición deba ser siempre forzosamente simplificada. Ciertamente, podemos entender lo que leemos (cf. Ef. 3:4) y Dios nos manda que lo hagamos (EF. 5:17). Y aunque hay cosas difíciles de entender (2 Ped. 3:16) no serán imposibles de entender. El punto es que Pablo no habló de “interpretación simplificada” en 2 Corintios 11:3, sino de una devoción sincera, es decir, una fidelidad total a Cristo.
“Como la esposa no debe tener fidelidad parcial o dividida hacia el marido, tampoco debe el cristiano tenerla hacia Cristo, sino tener una mente sencilla (singular) hacia él. Los falsos en Corinto iban ganando parte de la lealtad de los hermanos, y esto es lo que provocó a Pablo” (Notas sobre 2 Corintios, Bill H. Reeves).

Uno de los versículos más simplificados de la Escritura es Juan 3:16, “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo aquel que cree en El, no se pierda, mas tenga vida eterna” (LBLA).
La mala disposición, e incluso la negativa, a entender el uso del verbo “creer” en este versículo ha llevado a muchos a concluir que Jesús sólo requiere un asentimiento mental para la salvación, y que por lo tanto, no es necesario el arrepentimiento (Hech. 17:30), la confesión de fe en Jesús como el Hijo de Dios (Hech. 8:37) y el bautismo en Cristo (Gal. 3:26,27) para ser salvos (cf. Mar. 16:15,16; Hech. 2:38).
Como lo hemos expuesto en varias oportunidades, el “creer” referido en Juan 3:16 es indicado en un sentido amplio y comprensivo, incluyendo todo lo que Dios requiere para que seamos salvos. Jesucristo dijo a Nicodemo, en éste mismo contexto, que para entrar en el reino es necesario nacer “de nuevo… de agua y del Espíritu” (Jn. 3:3,5). Y podemos comprender como ocurre el nuevo nacimiento por la explicación de Pedro, quien enseñó que ser “renacidos” ocurre “por la obediencia a la verdad” (1 Ped. 1:22,23), y esta verdad es “la palabra que por el evangelio os ha sido anunciada” (v.25). Debido a esto, no habrá bendición para quienes no obedezcan el evangelio (cf. 1 Ped. 4:17; 2 Tes. 1:8). Con razón Santiago escribió que Dios hace nacer por medio de su palabra (Sant. 1:18).
Volviendo al contexto de Juan capítulo 3, aprendemos que Jesús dijo que es necesario practicar la verdad y pasar así de las tinieblas a la luz (Jn. 3:21). Luego, leemos: “El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que no obedece al Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios permanece sobre él” (Jn. 3:36, LBLA). Con total facilidad podemos aprender aquí que “creer” es usado como sinónimo de “obedecer”.

Por lo tanto, el “creer” de Juan 3:16 no es una mera convicción, algún pensamiento al punto de la fe, como enseñan algunos. La Biblia dice que debemos hacer la voluntad del Padre para entrar en el reino celestial (Mat. 7:21). Santiago 2:14-26 define la fe salvadora como una fe activa y obediente. Lucas 13:3-5 enseña que sin arrepentimiento no habrá salvación, y por lo tanto, la mera fe, la fe sola, no puede salvar, ya que es insuficiente para con Dios (cf. Gal. 5:6).

Entradas populares de este blog

“He aquí, en maldad he sido formado, y en pecado me concibió mi madre” (Sal. 51:5)

¿Cuándo Es Consumado el Matrimonio?

¿Es pecado, y digno de disciplina, el casarse con un incrédulo?

¿QUIÉN ES SABIO Y ENTENDIDO ENTRE VOSOTROS?

La alegría y el privilegio de ser miembro de una iglesia local fiel

Los Diezmos

En el Señor

Matrimonio e inconversos

¿Qué tal si me tomo una cerveza?

¿De qué iglesia eres miembro?