En el Señor


La frase preposicional “en el Señor” de 1 Corintios 7:39, ¿qué significa?


Por Josué I. Hernández 


Algunos afirman que la frase “en el Señor” de 1 Corintios 7:39 sólo puede significar “siempre que sea cristiano”, y esto lo hacen para mantener su doctrina de que el matrimonio con persona del mundo es un pecado tan digno de disciplina como la fornicación. 

Como antes hemos dicho, ahora lo repetimos, si el cristiano se casa con persona del mundo no quedará sin consecuencias, busca problemas, y los hallará. El efecto de tal decisión puede durar toda la vida, a menos que el cónyuge sea ganado para Cristo.  

No recomendamos el matrimonio con inconverso, y advertimos a los cristianos de todo lo que la Biblia implica que sucederá. No defendemos que el cristiano se case con persona mundana por romanticismo y emoción, sin haber luchado por convertirle. Sin embargo, no hay revelación bíblica para asumir que el llamado “matrimonio mixto” sea un pecado, y menos aún, que los cristianos que entren en el pacto matrimonial con un inconverso deban ser disciplinados por la iglesia local de la cual son miembros. 


“en el Señor” 

Todo buen estudiante de la Biblia sabe que la frase preposicional “en el Señor” se halla no sólo en 1 Corintios 7:39, sino en varios otros pasajes, como por ejemplo en Efesios 6:1. 
Leamos y hagamos una comparación: 

“La mujer casada está ligada por la ley mientras su marido vive; pero si su marido muriere, libre es para casarse con quien quiera, con tal que sea en el Señor” (1 Cor. 7:39). 

“Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres, porque esto es justo” (Ef. 6:1). 

El mismo autor inspirado, el apóstol Pablo, emplea la misma construcción griega, “en el Señor”, en ambos pasajes. Obviamente, lo que signifique esta frase en un pasaje, debe significar lo mismo en todos los demás (cf. 1 Cor. 11:11; Col. 3:18). 
La frase “en el Señor” comunica la idea de que se haga algo “en conexión con quien es el Señor”, “conforme a lo que el Señor autoriza”, “de acuerdo a lo que el Señor ha mandado”. Sin embargo, la frase en sí misma nunca significa “siempre que sea cristiano”.  


Si la frase “en el Señor” significa “siempre que sea cristiano”, entonces: 
  • Los hijos obedecerán a sus padres sólo si ambos son cristianos (Ef. 6:1) 
  • El varón será sin la mujer y la mujer sin el varón a menos que ambos sean cristianos (1 Cor. 11:11). 
  • Las casadas se sujetarán a sus maridos “siempre que sean cristianos” (Col. 3:18). 
Nunca fue la intención del apóstol Pablo que alguno dijera que “en el Señor” significa “siempre que sea cristiano”. Los que afirman tal cosa insistiendo en su escrúpulo yerran en gran manera. 


¿Qué significa entonces la frase “en el Señor” de 1 Corintios 7:39? 

Pablo aquí enseña por el Espíritu que la viuda puede volver a casarse, siempre y cuando lo haga en conexión con quien es el Señor y lo que él ha mandado respecto al matrimonio. 
La viuda de 1 Corintios 7:39 no queda libre para casarse caprichosamente, ni bajo toda circunstancia. Por ejemplo, no podría casarse con un repudiado por causa de fornicación (Mat. 19:9). Será guiada por la revelación del Señor al buscar y esperar marido, sin jamás transgredir la ley de Cristo. 

“La mujer casada está ligada por la ley mientras su marido vive; pero si su marido muriere, libre es para casarse con quien quiera, con tal que sea en el Señor” (1 Cor. 7:39). 

Pablo no dijo que la viuda cristiana es libre para casarse “siempre que sea cristiano”, como algunos hermanos mal informados insisten. Pablo dijo “con quien quiera” y que lo haga “en el Señor”, es decir, que permanezca en la esfera de relación con Cristo en la cual siempre está el fiel cristiano (cf. “en el Señor”, Fil. 1:14; 2:19,24; 3:1; 4:4; etc.) 

Debido a lo anterior, la frase “con quien quiera”, que limita la opción matrimonial de la viuda cristiana, se comprende. Ahora bien, si la frase “en el Señor” significa “siempre que sea cristiano” la frase “con quien quiera” es una absurda contradicción. 

La frase “en el Señor” modifica el verbo “casarse”, significando la instrucción de Pablo, “casarse en el Señor”. Por este motivo la preposición “en”, nos indica la esfera de acción (“el Señor”) donde se realizará el matrimonio de la viuda de 1 Corintios 7:39. 


Conclusión 

Si es pecado que la viuda de 1 Corintios 7:39 se case con persona del mundo, ¿qué debe hacer para dar frutos de arrepentimiento? Ya que no puede abandonar a su cónyuge incrédulo (1 Cor. 7:10-14), entonces ¿debe permanecer en pecado? 

Si la viuda no puede casarse con un incrédulo, ¿lo puede hacer la doncella virgen de 1 Corintios 7:28? Si no, ¿por qué no? 

Si un santo que no tenía don de continencia (1 Cor. 7:2,9) se casó “en el Señor” con un inconverso, debido a que no halló un cristiano con quien contraer matrimonio, de seguro no pecó. Si Dios les casó juntándoles, el Señor aprobó dicha unión, y lo que Dios juntó no lo debe separar el hombre (Mat. 19:6). 

Entradas populares de este blog

¿Es pecado, y digno de disciplina, el casarse con un incrédulo?

¿Cuándo Es Consumado el Matrimonio?

“He aquí, en maldad he sido formado, y en pecado me concibió mi madre” (Sal. 51:5)

¿QUIÉN ES SABIO Y ENTENDIDO ENTRE VOSOTROS?

La alegría y el privilegio de ser miembro de una iglesia local fiel

Matrimonio e inconversos

¿Qué tal si me tomo una cerveza?

Las clases bíblicas organizadas por la iglesia

Dejar, renunciar y corregir el pecado público