Matrimonio e inconversos


Por Josué I. Hernández



Dos nuevas afirmaciones se oyen de entre hermanos confundidos. Unos dicen que Dios no une en matrimonio a los inconversos, pues la ley de Cristo es sólo para los cristianos, y los del mundo debido a que no viven bajo la ley de Cristo no podrían ser unidos por Dios en matrimonio. Otros afirman que Dios no casa a los cristianos que entran en el vínculo matrimonial con inconversos, pues tales matrimonios son una maldad y están prohibidos por Cristo, así que no serían jamás unidos por Dios en matrimonio.
A pesar de la confusión anterior, Dios nos instruye por medio de su palabra para que creamos que la ley de Cristo (1 Cor. 9:21; Gal. 6:2) es obligatoria para toda la humanidad, y por lo tanto, la enseñanza de Cristo respecto al matrimonio está en vigencia para todos, hasta el fin de los tiempos. Luego, por la lectura cuidadosa de la sagrada Escritura, somos informados que la palabra de Cristo ha de juzgar a todos (Jn. 12:48; Hech. 10:42; 17:30,31). 

Aquellos que afirman que los inconversos están libres de la ley de Cristo y que no son responsables de la enseñanza del Señor respecto al matrimonio, repudio y segundas nupcias, contradicen al apóstol Pablo (2 Tes. 1:8) y al apóstol Pedro (1 Ped. 4:17), dos hombres inspirados, quienes argumentan de la obligatoriedad de la obediencia total al evangelio.
¿Por qué juzgaría Dios mediante el evangelio (Jn. 12:48) a quienes no son responsables del evangelio? Entonces, si el inconverso no está bajo la ley de Cristo, ¿bajo cual ley está? Si no está bajo ninguna ley, ¿por qué es un pecador? Y, ¿por qué necesita la salvación si no ha infringido la ley de Cristo? En tal caso, ¿por qué predicar el evangelio a los del mundo (Mar. 16:15,16)?
Dios une en matrimonio a todos quienes cumplan los requisitos establecidos por él, y por lo tanto, cristianos o no cristianos, quedan unidos por Dios en matrimonio si entran en el pacto matrimonial según el plan de Dios (cf. Prov. 2:17; Mal. 2:14; Mat. 19:4-6).

En Mateo 19, Jesús no dijo que su palabra respecto al matrimonio es solamente para los cristianos. En aquel momento Jesús no trataba algún caso específico de cristianos, sino un caso general, y por lo tanto no hablaba de la iglesia, ni de cristianos, sino de su doctrina para el mundo.
Según aprendemos por la lectura cuidadosa en su contexto, Jesucristo estaba respondiendo a judíos incrédulos que le tentaban (Mat. 19:3) mientras sus discípulos oían la enseñanza (Mat. 19:10). Y Cristo no hizo separación en su enseñanza para un grupo a diferencia de otro. Cristo dijo “Cualquiera” (Mat. 19:9). Cuando los discípulos volvieron a preguntarle de lo mismo al llegar a casa, nuevamente el Señor aplicó su enseñanza de manera general, para todo el mundo, y dijo “Cualquiera” (Mar. 10:10-12). Si la enseñanza era para un grupo particular, y no para el mundo, Jesús lo hubiese especificado, pero no lo hizo. Al contrario, al llegar a casa, según el relato de Marcos, Jesús enfatizó el alcance de su doctrina, la cual sería para todos, quienes sean.

“Cualquiera” (cf. Mat. 19:9; Mar. 10:11) es una generalización significativa, que por el contexto se aplica a todo aquel que entre en el vínculo matrimonial. Leemos la misma expresión en otros pasajes de Mateo (cf. Mat. 7:24; 10:32,33; 13:12; 16:24,25) donde siempre se aplica a todo aquel, quien sea, todo aquel, es decir, cualquiera.

En su respuesta, Jesucristo indicó lo sucedido en el Edén (Gen. 1 y 2) diciendo, “¿No habéis leído que el que los hizo al principio varón y hembra los hizo…” (Mat. 19:4). Dando a entender que la ley del Señor “desde el principio” (texto griego; Mat. 19:4,8) ha sido siempre así, y lo será hasta el fin de los tiempos. Por lo tanto, desde el principio ha sido así el caso entre “el hombre” y “su mujer” (Mat. 19:5). Y, la única excepción de la ley de Cristo son los eunucos (Mat. 19:11,12).

Hermanos errados afirman que Jesús no enseñó respecto al matrimonio entre mundanos, o entre un cristiano y un mundano. Obviamente, la consecuencia de semejante doctrina es que tales matrimonios en realidad no son un matrimonio, pues no están ligados o unidos por Dios. Por lo tanto, pueden separarse, y volverse a unir con otros, cuantas veces quieran, porque según esta conveniente doctrina no están pecando hasta que lleguen a ser cristianos, porque no hay alguna ley que les gobierne, porque supuestamente la ley de Cristo es sólo para la iglesia. Pero, el apóstol Pablo no dijo tal cosa del cristiano casado con inconverso (1 Cor. 7:10-14), ni Pedro lo dijo (1 Ped. 3:1). Según la inspirada doctrina apostólica, el matrimonio es una institución en la cual pueden convivir un cristiano y una persona del mundo bajo la ley de Cristo.


Conclusión

La confusión de algunos es por creer que la ley de Cristo es sólo para el pueblo del pacto, la iglesia, y no para el mundo. Estos hermanos creen y predican que los pecadores del mundo no son responsables al evangelio de Cristo. No obstante, lo que Cristo dijo se aplica a todo caso de matrimonio (“Cualquiera”, Mat. 19:9), a todo aquel que deje “padre y madre y se une a su mujer” (Mat. 19:5).
El hecho de que serán condenados todos los que no “obedecen el evangelio” (2 Tes. 1:8) significa que el evangelio es obligatorio para todo el mundo, que es una ley vinculante para todos, y que todos nosotros somos responsables ante él.

Entradas populares de este blog

“He aquí, en maldad he sido formado, y en pecado me concibió mi madre” (Sal. 51:5)

¿Cuándo Es Consumado el Matrimonio?

¿Es pecado, y digno de disciplina, el casarse con un incrédulo?

¿QUIÉN ES SABIO Y ENTENDIDO ENTRE VOSOTROS?

La alegría y el privilegio de ser miembro de una iglesia local fiel

¿Qué tal si me tomo una cerveza?

En el Señor

Los Diezmos

¿De qué iglesia eres miembro?

¿Puede un pecador inconverso orar a Dios para ser oído y hallar respuesta de él?