No olvidemos nuestra muerte


Por Josué Hernández

De todas las cosas que no debemos olvidar, hay una en la que muchos no quieren pensar. La realidad de la propia muerte (Sal. 39:4; 144:4; Ecles. 6:12; 8:8).
No estaremos para siempre en este mundo. Debemos admitirlo, aceptarlo y dejar de intentarlo.
Debemos aceptar nuestra vida limitada y buscar a Dios.

La solución a la brevedad de la limitada vida humana es Dios (Sal. 90:1,12), y lo que necesitamos es su perdón (Sal. 90:8), porque nuestro problema es el pecado y Dios nos llama a la conversión (Sal. 90:3).

Entradas populares de este blog

La alegría y el privilegio de ser miembro de una iglesia local fiel

¿QUIÉN ES SABIO Y ENTENDIDO ENTRE VOSOTROS?

¿Es pecado, y digno de disciplina, el casarse con un incrédulo?

“He aquí, en maldad he sido formado, y en pecado me concibió mi madre” (Sal. 51:5)

Matrimonio e inconversos

Dejar, renunciar y corregir el pecado público

Servir a Dios con limpia conciencia

Las clases bíblicas organizadas por la iglesia

La distinción entre "evangelio" y "doctrina"

Cantando a nivel profesional