Los tres tribunales


Por Josué Hernández

"En cuanto a mí, es de poca importancia que yo sea juzgado por vosotros, o por cualquier tribunal humano; de hecho, ni aun yo me juzgo a mí mismo. Porque no estoy consciente de nada en contra mía; mas no por eso estoy sin culpa, pues el que me juzga es el Señor"
1 Corintios 4:3‭,4; LBLA

Tres tribunales son indicados por Pablo aquí.
1. La opinión de otros.
2. La opinión de uno mismo.
3. La opinión de Dios.

Cada tribunal da a conocer su parecer. Cada opinión presenta su evaluación. Pero, ningún tribunal se compara con el de Dios.
Los corintios tenían mucho que decir, tenían opiniones, juzgaban en base a sus caprichos y preferencias, sin prestar atención a lo que dice Dios en su palabra. Simplemente, pensaban más allá de lo que está escrito (1 Cor. 4:6), y estaban divididos en sus juicios (1 Cor. 3:1-4).

A la opinión de otros, e incluso, a la opinión de sí mismo, el apóstol Pablo le dio poca importancia. Todos son juicios subjetivos, y parcializados, aparte de la revelación de Dios en Cristo, "el cual nos ha sido hecho por Dios sabiduría" (1 Cor. 1:30).

La sabiduría humana no puede usurpar el lugar del Señor. Es ahí, que Pablo aún cuando no practicaba el pecado, y mantenía buena conciencia, confió su alma al juicio del Señor.
"Porque aunque de nada tengo mala conciencia, no por eso soy justificado; pero el que me juzga es el Señor" (1 Cor. 4:4).

Sin duda alguna confiar en la sabiduría del Señor nos permitirá la bendición de la humildad al gloriarnos en Cristo, "para que, como está escrito: El que se gloría, gloríese en el Señor" (1 Cor. 1:31).

Aaplicación
Si usted piensa estar en lo correcto, ¿por qué lo piensa? ¿Por la opinión humana o por la revelación divina?
¿Hemos puesto nuestra confianza en la sabiduría de Cristo o en el parecer nuestro?
¿Ante cuál tribunal caemos de rodillas?

Entradas populares de este blog

“He aquí, en maldad he sido formado, y en pecado me concibió mi madre” (Sal. 51:5)

Servir a Dios con limpia conciencia

Obstáculos al canto

¿Es pecado, y digno de disciplina, el casarse con un incrédulo?

La distinción entre "evangelio" y "doctrina"

Cómo ser un mejor estudiante de la Biblia

Una iglesia ausente por vacaciones

RESOLUCIONES PARA ESTE NUEVO AÑO"COMIENCE, DETÉNGASE, MEJORE"

El pegamento para la unidad

El gobierno, ¿un ministro de Dios o de Satanás?