Los tres tribunales


Por Josué Hernández

"En cuanto a mí, es de poca importancia que yo sea juzgado por vosotros, o por cualquier tribunal humano; de hecho, ni aun yo me juzgo a mí mismo. Porque no estoy consciente de nada en contra mía; mas no por eso estoy sin culpa, pues el que me juzga es el Señor"
1 Corintios 4:3‭,4; LBLA

Tres tribunales son indicados por Pablo aquí.
1. La opinión de otros.
2. La opinión de uno mismo.
3. La opinión de Dios.

Cada tribunal da a conocer su parecer. Cada opinión presenta su evaluación. Pero, ningún tribunal se compara con el de Dios.
Los corintios tenían mucho que decir, tenían opiniones, juzgaban en base a sus caprichos y preferencias, sin prestar atención a lo que dice Dios en su palabra. Simplemente, pensaban más allá de lo que está escrito (1 Cor. 4:6), y estaban divididos en sus juicios (1 Cor. 3:1-4).

A la opinión de otros, e incluso, a la opinión de sí mismo, el apóstol Pablo le dio poca importancia. Todos son juicios subjetivos, y parcializados, aparte de la revelación de Dios en Cristo, "el cual nos ha sido hecho por Dios sabiduría" (1 Cor. 1:30).

La sabiduría humana no puede usurpar el lugar del Señor. Es ahí, que Pablo aún cuando no practicaba el pecado, y mantenía buena conciencia, confió su alma al juicio del Señor.
"Porque aunque de nada tengo mala conciencia, no por eso soy justificado; pero el que me juzga es el Señor" (1 Cor. 4:4).

Sin duda alguna confiar en la sabiduría del Señor nos permitirá la bendición de la humildad al gloriarnos en Cristo, "para que, como está escrito: El que se gloría, gloríese en el Señor" (1 Cor. 1:31).

Aaplicación
Si usted piensa estar en lo correcto, ¿por qué lo piensa? ¿Por la opinión humana o por la revelación divina?
¿Hemos puesto nuestra confianza en la sabiduría de Cristo o en el parecer nuestro?
¿Ante cuál tribunal caemos de rodillas?

Entradas populares de este blog

“He aquí, en maldad he sido formado, y en pecado me concibió mi madre” (Sal. 51:5)

¿Es pecado, y digno de disciplina, el casarse con un incrédulo?

Servir a Dios con limpia conciencia

Matrimonio e inconversos

La alegría y el privilegio de ser miembro de una iglesia local fiel

La distinción entre "evangelio" y "doctrina"

¿Cuándo Es Consumado el Matrimonio?

Dejar, renunciar y corregir el pecado público

Una iglesia ausente por vacaciones

RESOLUCIONES PARA ESTE NUEVO AÑO"COMIENCE, DETÉNGASE, MEJORE"