Repudiar sin formalizar


¿Aprueba Dios que alguno repudie a su cónyuge por la causa bíblica, pero sin formalizar su divorcio ante el gobierno, y continuar figurando como casado?

Por Josué Hernández

Hemos sido informados de un caso en el cual el inocente dice haber repudiado a su cónyuge por la causa bíblica, la cual es la fornicación (Mat. 5:32; 19:9), no obstante, ambos continúan de mutuo acuerdo viviendo bajo el mismo techo, con sus hijos, como una familia unida, a pesar del repudio, y sin formalizar su divorcio, es decir, figurando como “casados” civilmente.
Hasta la fecha, los hermanos permanecen registrados como casados ante la ley civil, y en sus documentos no se identifica algún divorcio.

Sinceramente preocupados por nuestros hermanos escribimos el presente estudio, esperando lo mejor para ellos y para todos. Queremos llegar al cielo, alcanzar el premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús (Fil. 3:14), y sabemos que debemos despojarnos “de todo peso y del pecado que nos asedia” si queremos correr para ganar (Heb. 12:1).
La verdad nos hace libres (Jn. 8:32) y nos santifica (Jn. 17:17). No obstante, también es práctica y demanda nuestra obediencia (1 Jn. 1:6; 2:4). Por lo tanto, seguir y obedecer la verdad en amor será siempre una bendición (Rom. 2:8; Ef. 4:15; 1 Ped. 1:22). Entonces, ¿por qué no recibir el amor de la verdad (2 Tes. 2:10)?

El desorden de no repudiar bíblicamente

Sabemos que el cristiano debe hacer todo decentemente y con orden (cf. 1 Cor. 14:40; Col. 2:5) para adornar la sana doctrina (cf. Tito 2:10), mostrando de esta manera al mundo sus buenas obras en Cristo (Tito 2:14; Mat. 5:16). Somos ordenados al brillar “como luminares en el mundo” (Fil. 2:15).
A nuestro Dios le desagrada “todo hermano que ande desordenadamente” (2 Tes. 3:6), y debemos conducirnos “en temor” (1 Ped. 1:17). En fin, queremos siempre andar en luz (1 Jn. 1:5-7), y para ello debemos permanecer en la doctrina de Cristo (2 Jn. 4,9)

Se me preguntó respecto a los hermanos separados, “¿no sería correcto que vivan bajo el mismo techo?”, y a la luz de las Escrituras entendemos que el que repudia para seguir viviendo junto al otro, como medio casado, no repudió en el sentido indicado en Mateo 19:9, pues sólo tiene a su cónyuge como castigado, pero no repudiado bíblicamente. Y los “no casados” viven separados, no juntos como si fueran un matrimonio, ni figurando como matrimonio según el registro civil cuando ha ocurrido el divorcio para el cual se invoca la causa bíblica.
Si alguno quiere vivir bajo el mismo techo con su cónyuge, como casado con él, entonces ¿por qué no perdonarle y reconciliarse con él? ¿Puede alguno jugar con el matrimonio, aparentando en este caso una situación civil que difiere de la realidad? ¿No es esto una suerte de mentira? ¿Tienen los mentirosos esperanza de vida eterna (Apoc. 21:8)? “¿Qué, pues, diremos? ¿Perseveraremos en el pecado para que la gracia abunde?” (Rom. 6:1). ¿No debemos buscar la autorización de Cristo para todo lo que digamos y hagamos (Col. 3:17)? Entonces, ¿Cristo autoriza tal comportamiento?

Enfatizamos que la parte inocente, al repudiar al cónyuge infiel, queda suelta de los votos matrimoniales que pronunció, y por lo tanto, libre para contraer nuevas nupcias, si quiere (Mat. 5:32; 19:9). Es decir, queda libre, suelta, no atada, desligada, por Dios quien le autoriza a repudiar por la causa de la fornicación.
En consideración de lo anterior, ¿por qué si alguno accede a tal libertad literalmente “se sujeta como casado” si está supuestamente repudiando? Si está libre, ¿qué tan “libre” es el quedarse “como casado” bajo el mismo techo? Si está desligada de los votos matrimoniales, ¿qué tan “desligada” se comporta al permanecer como casada compartiendo todo, excepto la cama? ¿Es esto “orden”? ¿Es esto “buena obra” del cristiano que adorna la sana doctrina?

Conclusión

Ayudemos a los hermanos para que procedan decentemente y con orden en esto. ¿No deben los espirituales procurar restaurar al que es hallado en falta (Gal. 6:1)? ¿No deben apartarse del que ande desordenadamente (2 Tes. 3:6)? ¿Lo estamos haciendo? Si no fuera así, ¿cómo podremos afirmar que andamos en la verdad?
El amoroso siempre paga su deuda (“el amaros unos a otros”, Rom. 13:8-10). Si realmente amamos como Dios manda, aborrezcamos lo malo. El amoroso lo hace, “El amor sea sin fingimiento. Aborreced lo malo, seguid lo bueno” (Rom. 12:9).


Entradas populares de este blog

“He aquí, en maldad he sido formado, y en pecado me concibió mi madre” (Sal. 51:5)

Servir a Dios con limpia conciencia

Obstáculos al canto

La distinción entre "evangelio" y "doctrina"

Cómo ser un mejor estudiante de la Biblia

¿Es pecado, y digno de disciplina, el casarse con un incrédulo?

RESOLUCIONES PARA ESTE NUEVO AÑO"COMIENCE, DETÉNGASE, MEJORE"

El gobierno, ¿un ministro de Dios o de Satanás?

Una iglesia ausente por vacaciones

El pegamento para la unidad