¿De quiénes tiene Dios misericordia?



Por Josué Hernández


“Porque la Escritura dice a Faraón: PARA ESTO MISMO TE HE LEVANTADO, PARA DEMOSTRAR MI PODER EN TI, Y PARA QUE MI NOMBRE SEA PROCLAMADO POR TODA LA TIERRA” (Rom. 9:17, LBLA)

Este versículo es usualmente citado para indicar que cada individuo podrá ser salvo solamente por alguna intervención directa de Dios. Nada de lo que el hombre pueda hacer, desear, y procurar, podrá cambiar su destino, es decir, si se salva o no. La conclusión de esta doctrina popular es sencilla, si Dios no te eligió entonces no tienes esperanza.

Como siempre insistimos, el contexto debe ser examinado cuidadosamente para comprender con precisión el sentido de lo que se expresa en el relato. Cualquiera puede tomar una palabra, o frase, sacándola de su contexto, para enseñar y fomentar una falsa doctrina. Es fácil usar mal la palabra de verdad (cf. 2 Tim. 2:15).

Romanos capítulo 9 trata de la salvación de Israel. Muchos de los israelitas no fueron salvos porque se negaron a obedecer el evangelio de Cristo. Su esperanza era el linaje, la conexión física con Abraham, en otras palabras, abrazaron la creencia en una salvación por ser hijos de Abraham (cf. Mat. 3:9; Jn. 8:33).
Los judíos creían que la salvación era un concepto nacional, más que algo individual. Por lo tanto, si alguno era israelita, debía ser salvo por pertenecer a la nación elegida. En su incomprensión, si la nación no era salva completamente, la palabra de Dios habría resultado ineficiente (9:6). Para ellos, siguiendo este razonamiento, una de dos cosas sería cierta, o la palabra de Dios no resultó cierta, o Dios no cumplió su promesa.

Hijos de la promesa

Pablo comienza instruyendo acerca de la falacia de este razonamiento, al indicar que no todos los descendientes de Abraham recibieron esta promesa (9:7); y, por lo tanto, no todos los descendientes de Isaac eran hijos de la promesa (9:6,13). Los hijos según la carne, el Israel físico, no participaban de la promesa. Sencillamente, Dios no estaría dispuesto en su justicia a salvar a una nación excluyendo a otros.
Pablo ilustra su enseñanza con la propia historia. Isaac tuvo dos hijos, ambos nietos de Abraham (v.13), pero solamente la nación descendiente de  uno de ellos fue elegida por Dios para el propósito de traer la salvación al mundo (cf. Mal. 1:2,3).
Pablo no dijo que un hijo de Abraham fue elegido para ser salvo, y el otro fue elegido para perderse. El apóstol recordó a los judíos acerca de la elección que amaban, una distinción nacional en la que ellos se gloriaban. Dios no fue injusto en semejante elección. La elección cumpliría el propósito de hacer posible la venida de Cristo, y Dios es libre en imponer su voluntad para nuestra salvación.
Los judíos debían recordar que la voluntad de Dios no puede ser resistida sin la posterior destrucción, probada en el caso de Faraón (9:15-18).

Faraón y la misericordia de Dios

Dios fue claro en expresar su voluntad a Faraón, “deja ir a mi pueblo”. Dios determinó que tendría misericordia de los israelitas, le gustara o no a Faraón. Esto ocurrió, no porque la nación fuese maravillosa, sino porque Dios tenía un plan y así la eligió en su soberanía.
Dios eligió a Israel, y los hizo su especial tesoro. Dios simplemente quiso que así fuera (9:16). No obstante, aunque Faraón deseaba que el pueblo se quedara en Egipto, la voluntad de Dios no pudo ser frustrada. Dios tiene misericordia de quien él decida tenerla, lo cual no indica salvación individual. Esta es la elección de Dios para traer al Mesías al mundo. La voluntad de Dios lo supera todo, el asunto es como el barro en las manos del alfarero.

El alfarero y el barro

La ilustración de Pablo acerca del alfarero es popularmente mal representada. Los lectores originales entendieron perfectamente el mensaje a diferencia de los lectores de hoy. Leyendo Jeremías 18:1-10, aprendemos que el alfarero determina el tipo de vasija que confeccionará dependiendo de la arcilla con la cual trabaja. Si la arcilla es de calidad inferior, el vaso será de calidad inferior. Así también, si la arcilla es de calidad superior, la vasija resultante será de calidad superior.
Dios es el alfarero y el hombre es el barro. El estándar para la arcilla es establecido por Dios, no por el hombre. Dios determina qué arcilla es inferior y cuál es superior (cf. Jer. 18:8; Ez. 18:21). ¿Este estándar consistiría en saber si alguno es israelita o gentil? ¡No! Jesucristo, el Mesías, sería el estándar. La reacción de cada cual ante Cristo hace la diferencia (Rom. 9:23-29)

El estándar de Dios

Romanos 9:30-33, muestra claramente que Dios estableció un estándar para el hombre. Los judíos estaban tratando de alcanzar la salvación al guardar la ley perfectamente. Estaban persiguiendo el justificarse por las obras de la ley (v.31). Los gentiles, por otro lado, habían creído en Jesucristo, se esforzaron por sujetarse al estándar de Dios, y alcanzaron la justicia (v.30).
¿Por qué se salvaban los gentiles y se perdían los judíos? ¿Dios había elegido arbitrariamente a unos para salvación y a otros para destrucción? ¡No! El versículo 32 nos da la respuesta. Los judíos no se sujetaban al estándar de Dios. Cristo fue puesto por Dios como la piedra de tropiezo de la profecía, y la fe en él determina la salvación de las almas (v.33).

Conclusión

Dios ha elegido quienes serán salvos. Todos los que obedezcan a su Hijo serán salvos. Si uno no se somete a Cristo, no es culpa de Dios.
Sí, Dios es el alfarero, y nosotros el barro, pero nosotros determinamos la clase de arcilla que somos en las manos de Dios, mientras él ha determinado el estándar. Simplemente, la reacción del corazón humano ante Jesucristo hará la diferencia.
La salvación es universalmente disponible, la salvación en Jesucristo. Si alguno está fuera de la gracia, no puede culpar a Dios, sino a sí mismo.


Entradas populares de este blog

“He aquí, en maldad he sido formado, y en pecado me concibió mi madre” (Sal. 51:5)

Servir a Dios con limpia conciencia

Obstáculos al canto

Cómo ser un mejor estudiante de la Biblia

El gobierno, ¿un ministro de Dios o de Satanás?

El gran problema del analfabetismo bíblico

El pegamento para la unidad

Los seguidores de Diótrefes

“¿Soy yo acaso guarda de mi hermano?” (Gen. 4:9)

Tradiciones de Dios para su pueblo