“Escrito está también”



Por Josué Hernández


Cuando Satanás tentaba al santo Hijo de Dios, citó la Escritura, el salmo 91. En su relato del evangelio, Mateo registra lo sucedido con las siguientes palabras: “Entonces el diablo le llevó a la santa ciudad, y le puso sobre el pináculo del templo, y le dijo: Si eres Hijo de Dios, échate abajo; porque escrito está: A sus ángeles mandará acerca de ti, y, en sus manos te sostendrán, para que no tropieces con tu pie en piedra.  Jesús le dijo: Escrito está también: No tentarás al Señor tu Dios” (Mat. 4:5-7).

Al decir “también”, el Señor indicó que “además” de la revelación en el salmo 91 había más revelación por examinar. La respuesta de Cristo nos enseña que un pasaje de la Escritura no agota todo lo que Dios ha dicho sobre un tema, y que será necesario estudiar toda la revelación de Dios acerca de algún asunto o materia para formarnos una opinión adecuada.

A la vez, por la respuesta de Cristo, aprendemos que una opinión que no considera la revelación completa de Dios en la Escritura es una opinión que guía al pecado. Es imprescindible respetar, por lo tanto, todo lo que Dios ha dicho acerca de un tema dado para formarnos una creencia bíblica consistente. No queremos ser reprendidos por el Señor por no usar “bien la palabra de verdad” (2 Tim. 2:15). No queremos torcer las Escrituras para nuestra perdición (2 Ped. 3:16) y la de quienes nos oigan (1 Tim. 4:16).

Toda la Escritura es inspirada por Dios

La Biblia no se contradice, se armoniza. Por esta razón, todos los pasajes que traten alguna materia han de ser armonizados. Las promesas de Dios no contradicen sus mandamientos. Satanás citaba el salmo 91 contradiciendo a Deuteronomio (Mat. 4:5-7).

Los ejemplos aprobados e implicaciones divinas son tan vinculantes como los mandamientos directos y las declaraciones expresas de Dios en su palabra. Como dijo el salmista: La suma de tu palabra es verdad, y cada una de tus justas ordenanzas es eterna(Sal. 119:160, LBLA).

El apóstol Pablo dijo a Timoteo, “Toda Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, equipado para toda buena obra” (2 Tim. 3:16,17, LBLA).
Cuando Pablo escribió “Toda la Escritura”, el indicó a la totalidad de ella, aun cuando faltaban libros del Nuevo Testamento por escribirse. Entonces, un determinado mandamiento no devalúa a un ejemplo aprobado o a una implicación divina, porque todos ellos son inspirados por Dios.

Armonizando toda la Escritura

Varios ejemplos podemos citar para establecer este punto. Queremos de Dios el pan de cada día (Mat. 6:11), pero debemos trabajar por ese pan (1 Tes. 4:11,12). Rogamos ser librados de la tentación (Mat. 6:13), pero debemos resistirla con fe (Sant. 1:12). Anhelamos ser perfeccionados a la imagen de Cristo (Rom. 8:28), pero debemos soportar las pruebas que nos moverán a ello (Sant. 1:2-4; 1 Ped. 1:7). Queremos siempre usar nuestros miembros para servir a nuestro Señor (Rom. 12:1; 1 Cor. 6:19), pero debemos cuidar de nuestra salud (Mat. 9:12; 1 Cor. 6:20).

Dios no solo ha revelado promesas sino también mandamientos. La gracia de Dios no se alcanza sin el esfuerzo de fe. Josué, y los hombres de guerra con él, debían seguir instrucciones específicas para que cayeran los muros de Jericó (Jos. 6:1-21). La promesa no se cumpliría sin la obediencia persistente. Lo vemos una y otra vez en la historia bíblica, por ejemplo, en el caso de Noé (Gen. 6:14-22), de Naamán (2 Rey. 5:1-14), del ciego de nacimiento (Jn. 9:1-7), de los piadosos en el día de Pentecostés (Hech. 2:37-41).

Obedeciendo toda la revelación

Dios había prescrito en su ley que los panes de la proposición debían comerlo Aarón y sus hijos (Lev. 24:5-9), pero, también mandó el hacer bien a los hijos de tu pueblo (Lev. 19:18). Entonces, ¿debían negarse tales panes a David y sus hombres que hambrientos huían por sus vidas?
Dios había ordenado a su pueblo guardar el día de reposo (Deut. 5:1,2,3,12), para que no trabajaran en él por ganancia material (Ex. 20:9,10; 34:21; 35:2), pero también había ordenado que los sacerdotes debían trabajar ese día en el templo (Num. 28:9,10). Entonces, ¿eran culpables de pecado los sacerdotes que profanaban el día de reposo en el templo?

Lea con cuidado Mateo 12:1-8. El santo Hijo de Dios nos da la respuesta a estas preguntas. Tenemos de él ejemplo aquí para seguir sus pisadas. El enseñaba a estudiar y aplicar toda la revelación de Dios. Para Cristo no basta un “escrito está” si hay un “escrito está también” que debe ser considerado.

Conclusión

Los mandamientos de Dios no son gravosos (1 Jn. 5:3). Ninguno de ellos es una carga pesada de un tirano que nos quiera hacer sufrir. Dios es amor (1 Jn. 4:8), y sus mandamientos son para nuestro bien.
No debemos tener mandamientos preferidos y mandamientos despreciados. No debemos pensar que un mandamiento directo o declaración expresa de Dios en su palabra, anula o invalida, los ejemplos aprobados por él o sus implicaciones reveladas para que deduzcamos. Toda la Escritura es inspirada por Dios.
Que no seamos tan rápidos para citar la Escritura sin haber considerado la suma de la revelación divina respecto a un tema particular. Cuando venga un pasaje a nuestra mente, pensemos si hay un “escrito está también” que se deba examinar.


Entradas populares de este blog

“He aquí, en maldad he sido formado, y en pecado me concibió mi madre” (Sal. 51:5)

Reacciones inadecuadas ante la pandemia del Covid-19

Servir a Dios con limpia conciencia

Obstáculos al canto

Cómo ser un mejor estudiante de la Biblia

El gran problema del analfabetismo bíblico

¿Hay reuniones de la iglesia local que sean “secundarias”?

“¿Soy yo acaso guarda de mi hermano?” (Gen. 4:9)

Los seguidores de Diótrefes

El pegamento para la unidad