¿Es tu conducta para la gloria de Dios?



Por Josué Hernández


“Tú, pues, que enseñas a otro, ¿no te enseñas a ti mismo? Tú que predicas que no se ha de hurtar, ¿hurtas? Tú que dices que no se ha de adulterar, ¿adulteras? Tú que abominas de los ídolos, ¿cometes sacrilegio? Tú que te jactas de la ley, ¿con infracción de la ley deshonras a Dios? Porque como está escrito, el nombre de Dios es blasfemado entre los gentiles por causa de vosotros” (Rom. 2:21-24)

La vida del pueblo judío en general no correspondía a los altos privilegios que tenían como nación, había inconsecuencia flagrante entre su enseñanza y su conducta (cf. Mat. 23:23). Se gloriaban en la ley de Moisés, como leemos en el argumento del apóstol Pablo (Rom. 2:17-20), pero deshonraban al Dios que les proporcionó dicha ley desobedeciéndolo continuamente.
Por su conexión física con Abraham, siendo de la raza elegida, y circuncidados, se imaginaban a sí mismos como herederos de la vida eterna, a la vez que estaban bajo condenación al practicar lo que condenaban en los demás. Los judíos al igual que los gentiles debían reconocer la necesidad de obedecer al evangelio (Rom. 6:17; cf. 10:16) haciéndose siervos de la justicia (Rom. 6:18,22).

El mundo juzga al Dios cuya doctrina es anunciada por la vida de quienes la pregonan, y la conducta de los judíos en general facilitaba la blasfemia del mundo (cf. Is. 52:5; Ez. 36:20-23). Así también hoy, el mundo podrá por nuestra conducta glorificar a Dios o blasfemar su nombre.

Podríamos cometer el mismo error

Dejando de velar en sobriedad (cf. 1 Ped. 5:8) podríamos sentirnos muy seguros por la conexión física con nuestros padres piadosos, predicadores famosos, o hermanos fieles en general. Tal vez podríamos llegar a confiarnos de ser herederos de la salvación por seguir las tradiciones y prácticas comunes de la iglesia, y llegar a proceder como los judíos a quienes Pablo señaló. Podríamos imaginarnos como herederos de la vida eterna por conexiones y filiaciones como las descritas anteriormente a la vez que condenamos con vehemencia las obras de la carne en las cuales también participamos (Gal. 5:19-21).

Cristo demanda consecuencia entre nuestra predicación y nuestra conducta

El Señor Jesucristo requiere de sus discípulos una conducta propia de los ciudadanos del reino de los cielos la cual facilite la conversión de otros y la gloria de Dios. Él dijo: “Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos” (Mat. 5:16), y agregó, “enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado” (Mat. 28:20).

Debido a lo anterior, todos los escritos del Nuevo Testamento vestirán la doctrina con ropa de trabajo, exhortando y amonestando al pueblo de Dios a un comportamiento consagrado. “Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres, enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente, aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo, quien se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad y purificar para sí un pueblo propio, celoso de buenas obras. Esto habla, y exhorta y reprende con toda autoridad. Nadie te menosprecie” (Tito 2:11-15). 

Un autoexamen necesario

Varias preguntas podemos hacernos, examinándonos a nosotros mismos (cf. 2 Cor. 13:5), por ejemplo, ¿es nuestra conducta para la gloria de Dios o una simple hipocresía? ¿Estamos practicando lo que condenamos a otros? ¿Nos estamos engañando por amistades o filiaciones a la vez que desobedecemos a Dios? ¿Qué ve el mundo en mi proceder matrimonial y familiar? ¿Hago trampa procurando engañar al gobierno? ¿Mi conducta se vuelve otra cuando estoy lejos de mis hermanos en Cristo?

“Por tanto, ceñid los lomos de vuestro entendimiento, sed sobrios, y esperad por completo en la gracia que se os traerá cuando Jesucristo sea manifestado; como hijos obedientes, no os conforméis a los deseos que antes teníais estando en vuestra ignorancia; sino, como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir; porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo” (1 Ped. 1:13-16)



Entradas populares de este blog

“He aquí, en maldad he sido formado, y en pecado me concibió mi madre” (Sal. 51:5)

Reacciones inadecuadas ante la pandemia del Covid-19

Servir a Dios con limpia conciencia

“Escrito está también”

Obstáculos al canto

Cómo ser un mejor estudiante de la Biblia

¿Cuándo Es Consumado el Matrimonio?

¿Hay reuniones de la iglesia local que sean “secundarias”?

El gran problema del analfabetismo bíblico

La colecta dominical y la pandemia