¿Salvo por una experiencia religiosa?



Por Josué Hernández


Muchos están convencidos que de alguna experiencia de encuentro personal con Dios es necesaria para la salvación. Afirman que, en el momento en que ocurre dicha experiencia, el pecador llega a ser salvo. La conclusión, por lo tanto, es que, sin tal experiencia personal de encuentro con Dios, no hay salvación.
A esta fábula religiosa se le agrega el concepto de expresar el testimonio personal delante de la asamblea, donde varios atestiguan experiencias religiosas diversas, como parte integral de su culto a Dios. Y es común que los miembros de este tipo de organizaciones religiosas carismáticas tengan muchos testimonios que contar sobre experiencias religiosas aparte del evangelio.
Y, para que la experiencia religiosa sea aceptable como una de salvación, dicha experiencia debe ser fuera de lo común, y la persona debe sentir la salvación como resultado de tal vivencia.

Sin embargo, no leemos de tales experiencias de salvación en el registro inspirado. Siempre que alguno fue salvo en Cristo, llegó a serlo por la predicación del evangelio y la gracia de Dios conferida al momento de su obediencia (cf. Hech. 2:38,41,47).
El caso de Saulo nos ilustra una experiencia real de encuentro con el Señor, cuando Saulo iba camino a Damasco (Hech. 9:3-5). Sin embargo, lo sucedido a Saulo no sucedía a todos los cristianos. A Dios le agradó salvar a los creyentes por la predicación, como el mismo Pablo lo afirmará (1 Cor. 1:21; 2:1-5; Ef. 1:13; 1 Tes. 2:13). No hay registro en el Nuevo Testamento de experiencias de salvación aparte del evangelio que ocurrían a todos los cristianos.

Es muy importante destacar que Saulo no llegó a ser salvo por tal experiencia camino a Damasco. Lucas nos informa que, a Jesucristo Saulo preguntó, “Señor, ¿qué quieres que yo haga?” (Hech. 9:6). La respuesta del Señor debe ser tomada en cuenta: “el Señor le dijo: Levántate y entra en la ciudad, y se te dirá lo que debes hacer” (Hech. 9:6).

A pesar de su experiencia, Saulo debía hacer algo, algo particular que no le fue predicado sino tres días después (Hech. 9:8,9). Aquí tenemos a un creyente sincero, convencido totalmente, y arrepentido, pero que a pesar de su experiencia religiosa no es salvo, pues requiere obedecer al evangelio (cf. Rom. 10:16; 2 Tes. 1:8; 1 Ped. 4:17).
La salvación fue otorgada a Saulo tres días después de su encuentro con Cristo, cuando Ananías le expuso las condiciones del perdón, diciéndole, “Ahora, pues, ¿por qué te detienes? Levántate y bautízate, y lava tus pecados, invocando su nombre” (Hech. 22:16).

La Biblia nos informa que la sangre de Cristo fue derramada para el perdón de los pecados (Mat. 26:28; Apoc. 1:5), y que el perdón se alcanza cuando el creyente arrepentido culmina su obediencia a Dios llegando a ser bautizado para lavar sus pecados (Hech. 22:16), es decir, para el perdón de sus pecados (Hech. 2:38).

¿Experiencias religiosas de salvación? No puedo creer tal cosa cuando la Biblia indica al evangelio de Cristo como el poder de Dios para nuestra salvación (Rom. 1:16,17).


Entradas populares de este blog

“He aquí, en maldad he sido formado, y en pecado me concibió mi madre” (Sal. 51:5)

Reacciones inadecuadas ante la pandemia del Covid-19

Servir a Dios con limpia conciencia

“Escrito está también”

Obstáculos al canto

Cómo ser un mejor estudiante de la Biblia

¿Cuándo Es Consumado el Matrimonio?

¿Hay reuniones de la iglesia local que sean “secundarias”?

El gran problema del analfabetismo bíblico

La colecta dominical y la pandemia