Vivir para Cristo



Por Josué Hernández


Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia (Fil. 1:21).

¿Qué es la vida? La respuesta a semejante pregunta revela nuestra actitud por la vida. La declaración de Pablo a los filipenses expresa su actitud, o disposición, por la cual vivió. Pablo vivió para Cristo. Es más, para este varón de Dios la vida y Cristo eran la misma cosa, “para mí el vivir es Cristo”.
Pablo hizo declaraciones similares en otras epístolas, por ejemplo, “Cuando Cristo, vuestra vida, se manifieste, entonces vosotros también seréis manifestados con él en gloria” (Col. 3:4), “Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí” (Gal. 2:20).

Recordamos que este buen cristiano escribió su epístola a los filipenses mientras estaba confinado, sin libertad, prisionero en Roma. Esta es una de las cartas de la prisión, como suele llamársele. Varias veces, Pablo, indicó tal encarcelamiento (Fil. 1:7,13,14,16; 3:14).
La vida de Pablo no fue fácil (2 Cor. 11:23-28), pero fue maravillosa por el evangelio, el cual es el tema de su epístola a los filipenses: La comunión en el evangelio (1:5). La confirmación en el evangelio (1:7). El progreso del evangelio (1:12). La defensa del evangelio (1:17). Comportamiento digno del evangelio (1:27). La fe del evangelio (1:27). El servicio en el evangelio (2:22). Combatir juntos en el evangelio (4:3). El principio de la predicación del evangelio (4:15).

Como maduro cristiano, no tenía espacio suficiente en su mente para consumirse por los problemas del pasado. Recordaba su vida pasada, pero no era un esclavo de su pasado, “Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús” (Fil. 3:13,14).
Pablo vivía el presente con gozo, mientras se extendía a la eternidad con Dios. Cristo era el punto focal de su vida, el centro, la base, el objetivo, su todo: “Por lo demás, hermanos, gozaos en el Señor… Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez digo: ¡Regocijaos!” (Fil. 3:1).

A los colosenses, escribió: “Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios” (Col. 3:1). Este apóstol de Cristo, no fue absorbido por las cosas que suceden alrededor, sino en las cosas celestiales y eternas, “Por tanto, no desmayamos; antes aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día. Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria; no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas” (2 Cor. 4:16-18).
Debido a todo lo anterior, el sufrimiento no lo derrumbó, “Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse” (Rom. 8:18).

Si para nosotros el vivir es Cristo, debemos dejar el pasado atrás, y consagrados al servicio del Señor Jesucristo extendernos a la eternidad con Dios.
“Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo; el cual transformará el cuerpo de la humillación nuestra, para que sea semejante al cuerpo de la gloria suya, por el poder con el cual puede también sujetar a sí mismo todas las cosas” (Fil. 3:20,21).



Entradas populares de este blog

“He aquí, en maldad he sido formado, y en pecado me concibió mi madre” (Sal. 51:5)

Reacciones inadecuadas ante la pandemia del Covid-19

Servir a Dios con limpia conciencia

“Escrito está también”

Obstáculos al canto

Cómo ser un mejor estudiante de la Biblia

¿Cuándo Es Consumado el Matrimonio?

¿Hay reuniones de la iglesia local que sean “secundarias”?

El gran problema del analfabetismo bíblico

La colecta dominical y la pandemia